Euromillones

Una pareja pierde el bote de Euromillones por no tener dinero en el banco

Rachel Kennedy y Liam McCrohan siempre jugaban al mismo número en el sorteo de Euromillones, pero el único día que no pudieron apostar salió premiado.

En resumen
Euromillones: Una pareja pierde el bote millonario por no tener dinero en el banco

Publicidad

La mala suerte se personificó en Rachel Kennedy y Liam McCrohan. El motivo: esta pareja de británicos asiduos a una combinación concreta del Euromillones no pudieron jugar a sus números en una ocasión y resultó ser el boleto premiado. Su mala suerte les hizo perder el bote de 215 millones de euros.

Así lo ha expresado la pareja al diario británico Mirror, que recoge las impresiones de esta pareja de 19 y 21 años que durante un mes estuvieron jugando siempre al mismo número en la lotería administrada en España por Loterías y Apuestas del Estado hasta que ocurrió la tragedia.

Rachel y Liam tenían un acuerdo para jugar semanalmente al sorteo de Euromillones con un pago automático que se les quitaba de la cuenta corriente. Siempre era el mismo número –6, 12, 22, 29, 33, 6 y 11– y no tenían ningún tipo de necesidad de acudir al establecimiento a comprarlo. No obstante, a finales de febrero de este año su cuenta bancaria se quedó sin liquidez para poder realizar la operación y la transacción no pudo hacerse.

El problema llegó cuando Rachel recibió una notificación en su móvil que le mostró la combinación ganadora de Euromillones. Eran sus números, los mismos siete dígitos con los que siempre jugaban. Pero ellos no formaban parte de la lista de ganadores.

Se lo tomaron con humor

Un incidente que se quedó en anécdota y que ellos mismos no dudaron en evidenciar a través de las redes sociales, donde Liam justificó la pérdida de los 215 millones de euros en el Euromillones del martes con humor y viralizó su situación. Tanto, que no fueron pocos los que interaccionaron con esta publicación que sumó más de 35 millones de ‘me gustas’ en Twitter. Y es que perder una suma de dinero tan elevada de una forma tan particular sólo ocurre una vez en la vida.

Publicidad