Sanfermines 2021

Pamplona afronta un nuevo 6 de julio sin Chupinazo de los Sanfermines

Pamplona asume un segundo año consecutivo sin el lanzamiento del característico cohete del Chupinazo y establece un sistema de control para evitar aglomeraciones en las principales calles de los recorridos de los Sanfermines.

Publicidad

Las peñas navarras tendrán que volver a guardar en el cajón el polo blanco y el pañuelo rojo tan característico de estas fechas en la comunidad porque el alcalde de Pamplona, Enrique Maya, ha reiterado con tristeza, que la ciudad se blinda un año más para evitar la propagación del coronavirus en el territorio y se suspenden por segundo año consecutivo la celebración de los Sanfermines. Un nuevo 6 de julio sin Chupinazo.

Enrique Maya ha explicado, en declaraciones a Efe, que esta medida se toma para proteger a los ciudadanos y para evitar acabar con la campaña turística del verano. "Nos estamos jugando el futuro de todo el verano", puntualiza. Además, aprovechando la ocasión, el edil también hace un llamamiento a la reflexión de cara a los próximos Sanfermines para que se celebren de manera más responsable y que se plantee un tipo de festividad "algo diferente".

Segundo año consecutivo sin Chupinazo

El Chupinazo es el momento del lanzamiento del cohete que anuncia el comienzo de los Sanfermines. La señal que todo el mundo espera impaciente para anudarse el pañuelo al cuello y coger con ganas el inicio a nueve intensos días de fiesta ininterrumpida. Una estampa que por segundo año consecutivo los aficionados deben asumir que no tendrá lugar.

Ante la posibilidad de que la población salga a la calle, pese a las restricciones impuestas en el territorio, se ha establecido un dispositivo de seguridad centrado en las principales calles para evitar que aumenten las aglomeraciones y se superan los aforos permitidos en dichas zonas.

Lo cierto es que las fiestas ya se suspendieron hace dos meses, pero ante el avance de contagios por coronavirus y la situación a la que se enfrenta la comunidad navarra, Pamplona insiste en que no es momento para celebraciones y hace un llamamiento a la responsabilidad de todos.