Publicidad

Coronavirus

País vasco relaja las restricciones contra el coronavirus: permite la movilidad entre provincias desde el martes

El lehendakari del País Vasco anuncia el fin del cierre municipal por el coronavirus a partir del martes 9 de marzo.

Las autoridades del País Vasco han acordado restablecer la movilidad entre provincias ante la mejora de la situación epidemiológica del coronavirus. El Gobierno ya permitía los viajes entre municipios colindantes desde la pasada semana, pero con esta nueva medida relaja las restricciones para frenar los contagios de COVID-19.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha anunciado que el resto de medidas vigentes hasta ahora se prolongarán y se revisarán cuando la pandemia mejore. "No es el momento de una desescalada, sino de la máxima cautela. Nos encontramos en un momento crítico y la evolución de las próximas semanas será determinante", ha indicado en rueda de prensa.

De hecho, la recuperación de la movilidad ilimitada en el País Vasco entrará en vigor el martes para evitar que haya una "movilidad y agrupamiento excesivo de personas sin guardar distancias", durante el Día Internacional de la Mujer. El lehendakari ha asegurado que no pretenden prohibir manifestaciones, pero sí anima a que sean dentro del ámbito municipal.

Restricciones vigentes en el País Vasco

Así las cosas, el toque de queda en el País Vasco seguirá vigente entre las 20:00 horas y las 06:00 horas, la misma hora a la que debe cerrar la hostelería para evitar repuntes de casos de COVID-19. Bares y restaurantes permiten un aforo máximo del 50% en el interior y del 100% en terrazas.

La comunidad está cerrada perimetralmente, pero permite la movilidad entre municipios colidantes para la actividad socioeconómica o para practicar deporte al aire libre. A partir del martes, los vascos recuperarán la libertad de movimientos entre municipios. En Semana Santa, el País Vasco permanecerá cerrado, según el plan acordado entre el Gobierno y las comunidades autónomas.

Además, el lunes se publicarán nuevas medidas que afectan a unidades convivientes, a lugares de culto o al número de personas en actividades extraescolares, ha explicado Urkullu.

No es el momento de una desescalada, sino de la máxima cautela

En este sentido, el lehendakari ha recordado que la prioridad del Gobierno vasco es "salvar vidas y no semanas". Por eso, quiere evitar una desescalada precipitada que pueda desembocar en una cuarta ola de la pandemia.

Mejora la evolución del coronavirus en el País Vasco

La situación epidemiológica en el País Vasco ha mejorado en los últimos días tras el descenso de los contagios. Actualmente, la incidencia acumulada en el País Vasco es de 203 casos de COVID-19 por cada 100.000 habitantes, según el Ministerio de Sanidad. Este indicador es uno de los más altos de España, solo por detrás de Ceuta, la Comunidad de Madrid y Melilla. "La situación ha mejorado, pero hay una predicción incierta", ha dicho Urkullu.

Sin embargo, preocupa el avance de las nuevas variantes de la COVID-19. Según ha anunciado Urkullu, el 50% de los casos que se registran actualmente proceden de la variante británica, hay dos casos de la variante brasileña y uno de la sudafricana.

En las últimas 24 horas se han detectado 323 casos positivos en coronavirus: 67 en Álava, 163 en Vizcaya y 88 en Guipúzcoa.

Publicidad