Sami estuvo desde los 14 hasta los 17 años intentado cruzar el estrecho, y lo consiguió: llegó a España debajo de un camión. Ahora ya es mayor de edad.

Su historia es como la de muchos menores que huyen de la pobreza, de la guerra o del maltrato. Solo en el último año han llegado a nuestro país más de 5.000 menores solos, sin la compañía de un adulto.

Uno de los graves problemas que está generando la llegada masiva de estos menores no acompañados es la falta de plazas en los centros de acogida, ya que la mayoría están saturados. Las administraciones buscan, a veces a la desesperada, alternativas para acomodarlos en otros espacios.

Es lo que ha ocurrido en Madrid, donde están siendo trasladados a la residencia de un instituto de secundaria, sin que los padres de los alumnos, ni tampoco los profesores hayan sido informados. Se trata de la residencia del Instituto San Fernando de Madrid.

Fue el pasado 27 de diciembre y 10 días después todavía no saben si van a llegar más. Son cinco los menores que han sido trasladados en esta residencia, un edificio en el que pueden vivir hasta 70 personas.

Algunos padres están preocupados y piden una solución ya que no saben lo que pueda ocurrir en los próximos meses. "El tema sanitario de estos niños, que están aquí, que van a convivir con los nuestros, y yo creo que es importante saber en que condiciones han venido aquí", asegura una madre.

La Comunidad de Madrid pide colaboración a los padres, aunque ellos aseguran seguir teniendo muchas dudas. Piden que sean reubicados y que se les informe de la situación para que la convivencia entre todos sea la mejor.