Publicidad

Sentencia

Un padre pierde la custodia de su hijo por dejarle jugar demasiado tiempo al Fortnite

En la sentencia, la Audiencia de Pontevedra retira la custodia compartida al padre por considerar que ha sido demasiado permisivo con las horas que el menor pasa jugando al 'Fortnite'. La custodia ahora será de la madre.

La sentencia retira la custodia compartida al padre por considerar que ha sido demasiado permisivo con el hijo al dejar que pasara demasiadas horas frente a la pantalla jugando al Fortnite. Es lo que recoge el escrito de la Audiencia de Pontevedra que otorga a la madre la custodia exclusiva. "Y mientras que la madre prohibía la consola en casa entre semana, el padre le dejaba usarla a diario y le compró complementos para que pudiera seguir jugando".

"Es evidente que, en el presente caso, el régimen de custodia compartida ha fracasado y debe cambiarse el mismo por una custodia monoparental a favor de la madre con un amplio régimen de visitas hacia el padre" afirma la sentencia.

Muchas horas jugando a Fornite

Según recoge la sentencia, el menor, de trece años, tenía un problema de adicción diagnosticado que le provocó una bajada importante en el rendimiento académico. "Que existe un problema con la afición a los videojuegos que tiene el menor, manteniendo los progenitores al respecto una disparidad de criterios. Siendo el padre totalmente permisivo con el menor, dejándole jugar todos los días e incluso comprándole elementos para que pueda seguir jugando" recoge el escrito.

"De manera unilateral, ha permitido al menor el abrir una cuenta de instagram y un canal de youtube. Con total desconocimiento por parte de la madre. Poniéndose de manifiesto el "enganche" que el menor tiene a un juego en particular llamado "Fortnite" recoge el fallo que también explica que el psicólogo desaconseja el juego "por poder desencadenar problemas académicos, emocionales, deterioro social, problemas conductuales y trastornos de ansiedad y del estado de ánimo".

Nueve suspensos

El juez, en su escrito, hace constar la bajada en el rendimiento académico del menor desde la instauración de la custodia compartida. "ha bajado de una manera alarmante. Con también decaimiento en el desenvolvimiento de las actividades extraescolares de fútbol, inglés e informática. Que en el segundo trimestre del curso el menor trajo nueve suspensos.

La sentencia otorga la custodia a la madre con un amplio régimen de visitas al padre. "Que la implantación de la custodia compartida no ha servido para el buen desarrollo del menor, que presenta problemas en el colegio, sociales y con una adicción importante al juego. Que, por tanto, cabe concluir que se ha producido una variación sustancial de las circunstancias".

Publicidad