Gobierno

Otorgan la nacionalidad española a Nélida Piñón y dos víctimas de malos tratos

Fraidelyn se encuentra entre las siete concesiones de nacionalidad española por carta de naturaleza otorgadas por el Gobierno.

Otorgan la nacionalidad española a Nélida Piñón y dos víctimas de malos tratos

Publicidad

El Consejo de Ministros ha concedido la nacionalidad española a siete personas por carta de naturaleza, a propuesta de Pilar Llop, Ministra de Justicia.

En una nota informativa del Ministerio de Justicia, la nacionalidad española se obtiene por carta de naturaleza, un procedimiento discrecional cuando concurren en la persona interesada circunstancias excepcionales que lo justifican.

Entre las nacionalidades concedidas encontramos a Lydia María Cacho, periodista mexicana; Nélida Piñón, brasileña y Premio Príncipe de Asturias; Óscar Martínez, actor argentino; William D Chislet, periodista británico y Ana Matnadze, jugadora de ajedrez nacida en Georgia.

Además de los sonados nombres, en la lista de concesión de nacionalidades aparecen Fraidelyn Padua y Dounia el Ghorfi, ambas víctimas, la primera, de violencia de género y la segunda de malos tratos domésticos y abandono.

Víctima de un asesinato de violencia de género

Fraidelyn Padua es una niña dominicana de únicamente 11 años que reside en República Dominicana. Su madre fue asesinada en España en 2019 por su pareja. Actualmente la niña vive junto a sus abuelos.

En el Ministerio de Justicia consideran que al ser víctima de un asesinato de violencia de género al perder a su madre en suelo español, son suficientes las circunstancias para la obtención de la nacionalidad española por carta de naturaleza al ser un caso de razón humanitaria.

Víctima de malos tratos, abandono y en vulnerabilidad

Dounia el Ghorfi, nacida en Berkan (Marruecos) es otro caso de víctima a la que se le concede la nacionalidad por carta de naturaleza. Fue abandonada y adoptada con 9 años por una familia con nacionalidad española pero de origen marroquí. Esta familia no llegó a legalizar la documentación de Dounia. Permaneció indocumentada y presa en el hogar familiar. Únicamente podía salir de casa para dormir e ir a la escuela coránica.

Fue tras un ingreso hospitalario en 2006 cuando se activó el protocolo de menores al no portar ningún tipo de documentación. Se presentaron cargos contra su padre adoptivo por delitos de malos tratos domésticos y abandono.

Desde entonces ha permanecido en Ceuta, tutelada hasta el momento de cumplir la mayoría de edad.

El pasado mes de abril, el Defensor del Pueblo inició procedimientos insistiendo al Ministerio de Justicia el poder encontrar una solución a la situación de Dounia. Hoy el Consejo de Ministros le concede la nacionalidad española.

Publicidad