Publicidad

Coronavirus

El optimista mensaje de María Neira, directora de Salud Pública de la OMS, sobre el coronavirus: "El final está muy cerca"

La directora de Salud Pública de la OMS, María Neira, insiste en la necesidad de aguantar respetando las medidas para evitar contagios de coronavirus el poco tiempo que nos quede en esta situación y pide soluciones "creativas" para aumentar el ritmo de producción de las vacunas contra el COVID-19.

María Neira, directora de Salud Pública de la OMS, explica todas las dudas sobre la situación actual del coronavirus en España y el mundo, cómo avanza la vacunación y sus previsiones sobre el futuro. Así ha respondido en directo a las preguntas de Mónica Carrillo en Antena 3 Noticias Fin de Semana.

¿En qué estamos fallando?

Aquellos países que habían tenido una bajada de casos, retomaron una vida más normal y, a partir de ahí, los casos de COVID-19 empezaron a subir. Hay una transmisión que existe y que nos está causando un problema. Hay que seguir con esas medidas que sabemos que funcionan, adaptarlas a esa realidad lo mejor posible y cada uno tenemos que gestionar nuestros riesgos, ser muy conscientes de cuáles son las medidas que funcionan y, aprovechando las actividades al aire libre lo más que se pueda, aprovechar las otras medidas de prevención.

La ventilación es fundamental y tiene un efecto muy positivo. Si conseguimos controlar la transmisión del coronavirus en los lugares cerrados, será una de las medidas más eficaces que podemos poner en marcha sumada al lavado de manos, la distancia social, la mascarilla y el toser en el codo.

¿Cómo analizan las diferencias de vacunación entre España y otros países?

El problema a nivel global es todavía mucho mayor. Nos habíamos planteado un objetivo muy importante, que era vacunar al 100% del personal sanitario en el mundo en los 100 primeros días de vacunación y quedan 10 días y nos faltan todavía más de 10 millones de dosis de la vacuna contra el COVID-19.

Espero que la situación de Gibraltar pronto pueda reproducirse en muchos otros lugares. Se puede llegar a esa vacunación del 70% y hay que acelerar la producción de vacunas, para lo que hay que ser también muy creativos, por ejemplo, en la fase final. Espero que seamos capaces de tomar medidas mucho más estratégicas para dar un acelerón y un ritmo exponencial a las campañas de vacunación, que han demostrado que se pueden hacer.

¿Hay razones para preocuparse por la vacuna de AstraZeneca?

Estamos en una fase de farmacovigilancia importantísima. Nunca en la historia de un uso de un fármaco ha habido una vigilancia como la que tenemos en este momento, a nivel masivo, con un escrutinio de muchos sectores de la sociedad. Además, no hemos conseguido hacer la relación entre los trombos y el efecto de la vacuna contra el COVID-19. Por último, el beneficio supera al riesgo.

¿Qué les diría a quienes ignoran las recomendaciones para prevenir contagios?

Entiendo que tiene que haber una fatiga, pero les diría que estén en espacios abiertos y que cumplan con las medidas de distancia y que eviten situaciones que pueden representar un riesgo para ellos en este momento tan crítico, en el que estamos ya casi a punto de conseguirlo, porque necesitamos que nos ayuden a dar ese empujón final. El final está muy cerca.

Publicidad