El modus operandi consistía en la introducción de grandes cantidades de cocaína por vía aérea desde Colombia para después utilizar a delincuentes españoles para la distribución.

El pasado mes de noviembre los agentes tuvieron conocimiento de una organización, de origen albanés afincada en España, que introducía grandes cantidades de cocaína procedente de Colombia a través de vuelos alquilados. Además, los agentes detectaron un envío de droga todavía almacenado en Madrid a la espera de su distribución. Se encontraba oculto en maletas negras de gran capacidad para ser transportadas con facilidad.

En la operación, los agentes han intervenido 790 paquetes con 1.000 kilos de cocaína. También han incautado más de un millón y medio de euros en efectivo preparado para realizar el pago del transporte de la droga. Además, los agentes han intervenido cinco vehículos de alta gama, numeroso terminales telefónicos, tres placas policiales falsas y varias armas simuladas con munición.