COVID-19

La OMS alerta de que 700.000 personas podrían morir hasta marzo de 2022 por la pandemia de coronavirus

El repunte mundial del coronavirus ha provocado que la pandemia se descontrole en varios países, con la OMS alertando de que más de 700.000 personas podrían morir hasta marzo de 2022.

La OMS pide que no se administre una tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus hasta septiembre

Publicidad

La OMS ha activado la alerta roja en un momento muy crítico de la pandemia mundial de coronavirus. Dicha alerta va dirigida hacia Europa, puesto que el continente está entrando en una nueva espiral que a día de hoy avanza imparable, tanto en contagios como en número de muertes, y que, según apuntan numerosos expertos, viene condicionado por algunos países con bajas tasas de vacunación.

Concretamente, la OMS ha cifrado en 700.000 las nuevas muertes que podrían tener lugar de cara a los próximos meses. En marzo de 2022, la curva de decesos ya podría empezar a bajar, pero la pandemia, a día de hoy, no arroja buenas expectativas de cara al futuro.

Por ahora, Europa cuenta con 1,5 millones de muertes, que podrían llegar a ser más de 2,2 millones el año que viene si la vacunación continúa estancada en diversos países y los ingresos hospitalarios continúan creciendo. La decisión de nuevos confinamientos, tal y como ha hecho Austria, no la descartan muchos países, aunque en España no se contempla al tener casi al 90% de la población vacunada, y a pesar de que la incidencia sigue subiendo.

Más de 160.000 muertes en noviembre

La pandemia mostró de nuevo su destructivo poder el pasado 1 de noviembre, cuando se superaron los cinco millones de muertes por coronavirus, y que ha continuado aumentando a lo largo de noviembre sin haber entrado todavía en el mes siguiente, con más de 160.000 nuevos fallecimientos, y los que todavía llegarán a pocos días de que empiece diciembre.

Actualmente, el planeta tiene registrados más de 258 millones de contagios y casi 5,2 millones de muertes. La vacunación en algunos países permanece estancada, muy especialmente en el este de Europa, principal continente que preocupa a la OMS.

Algunos países como Alemania o Dinamarca empiezan a observar un preocupante repunte, mientras otros como Bulgaria, Rumanía o Rusia, permanecen en la misma senda pero en su caso también están influyendo los bajos datos de vacunación, con apenas la mitad de la población inmunizada, y sin saber todavía cómo podrán gestionar la situación en los próximos meses.

Publicidad