Publicidad

Okupación

Okupa en Marbella una casa de lujo de unos propietarios fallecidos y sin herederos

Un hombre cumple 20 años de cárcel y, al salir de prisión, okupa una villa de lujo en Marbella. Lleva 3 años viviendo en la casa de unos dueños que fallecieron sin herederos. Él dice que está esperando a ver qué pasa y que paga todas sus facturas.

Asegura que fue un preso político, que estuvo más de 20 años en la cárcel y ahora lleva tres años viviendo en una de las zonas más exclusivas de Guadalmina (Marbella). León Paulino es cubano, conduce un coche de alta gama y los vecinos dicen que además de vivir de okupa, ayuda a otros a conseguir la okupación de otras casas.

Los propietarios de la casa en la que vive habrían fallecido sin tener herederos directos. El cubano, León Paulino, ha dicho para un equipo de Antena 3 Noticias que no está okupando la casa, "estoy esperando a ver qué pasa”.

Supuestamente, no paga alquiler o hipoteca, pero él asegura que tiene "todos los contratos", pero no quiere enseñárselos y que se encarga de los gastos. Ha mostrado a los reporteros el cuadro de contadores del domicilio para demostrar que tiene suministro al tiempo que señalaba: "¿Dónde es lo que hay manipulado ahí? Yo tengo contrato de agua y la pago". En cuanto al coche de lujo que tiene aparcado en la puerta de la villa okupada ha asegurado que se lo prestan.

El precio de otras villas cercanas oscila entre los 995.000 euros hasta los dos millones. Según algunos vecinos, otras viviendas de la zona son okupadas supuestamente gracias a él y uno de ellos ha explicado que Paulino redacta contratos falsos y los pone "directamente a disposición de terceras personas". Él lo niega.

La solución planteada por Marbella hace un año

El Ayuntamiento de Marbella anunció hace un año que crearía una unidad policial especial para detener la okupación. De acuerdo con los planes anunciados en el momento, la formarían 30 agentes que trabajarían de la mano con asociaciones de vecinos, inmobiliarias y bancos. Según los vecinos, en casas okupadas se habían producido incluso pozos para sacar agua en los patios o los inquilinos habían conducido en dirección contraria.

Publicidad