Publicidad

Robo vehículos eléctricos

Roban 60.000 euros en el octavo asalto a una tienda de bicicletas y patinetes eléctricos de Castellón

Las cámaras de seguridad grabaron a los tres asaltantes encapuchados pero la Policía Nacional investiga por qué las alarmas no saltaron.

Una tienda de bicicletas y patinetes eléctricos de Castellón (Comunidad Valenciana) ha sufrido su octavo robo en seis años, con casi una treintena de intentonas. Es el balance de la tienda Smart Mobility Systems que, la pasada madrugada ha vuelto a sufrir otro asalto y, donde los ladrones consiguieron llevarse un bote valorado en 60.0000 euros.

A pesar de que el establecimiento tiene cristales blindados, los tres asaltantes grabados por las cámaras de seguridad, consiguieron entrar con ayuda de una radial. El local, que disponía de alarma antirrobos, no saltó, algo que investiga ahora la Policía Nacional.

Los atracadores dieron el golpe en torno a las 00:30 horas, aprovechando el toque de queda y que las calles estaban vacías. "Fue la Policía Local de Castelló la que nos avisó, pues sobre las 2:00 horas, vieron una bici tirada en medio de la carretera y paró el coche patrulla para comprobar qué pasaba. Al acercarse al escaparate, vieron que estaba todo roto", según han informado los propietarios al diario local 'Mediterráneo'.

Los dueños del establecimiento creen que los asaltantes han estado anteriormente en el local para estudiar bien el material que había, así como los puntos en los que se encontraban las cámaras de seguridad.

Según indican desde la tienda, los ladrones manipularon el cristal durante nada menos que 45 minutos hasta que consiguieron hacer añicos la parte baja y adentrarse en el comercio.

A pesar de que las cámaras grabaron a tres individuos y el local disponía de alarma antirobos, esta no saltó, algo que ha extrañado a los dueños y que la Policía Nacional investiga.

Octavo asalto en seis años

Este es el octavo asalto que los ladrones ejecutan desde 2015. La diferencia es que anteriormente los ladrones accedieron alunizando un vehículo, los gerentes de SMS Electrics instalaron bolardos frente al escaparate para dificultar la acción a los asaltantes. Sin embargo, esta vez lo han asaltado rompiendo los cristales y con una alarma que, aún se investiga por qué no avisó del robo.

Según han informado las víctimas, la policía no ha conseguido nunca pillar a los ladrones que asaltaron en el local, pero siempre siguen el mismo 'modus operandi': actúan de noche, bien entrada la madrugada, aprovechando que la nave se encuentra en las afueras y que nadie circula por la zona a esas horas, según han indicado.

Publicidad