Publicidad

Fin del estado de alarma

El ocio nocturno pide abrir ya para evitar las "verbenas callejeras"

El sector del ocio nocturno se presenta como un reclamo a las imágenes vistas tras el fin del estado de alarma, ya que cuentan con todas las medidas sanitarias anticovid.

El ocio nocturno pide abrir ya. Llevan un año con su negocio cerrado por la pandemia del coronavirus y defienden ser la alternativa a las imágenes de multitudes reunidas en la calle sin mantener las medidas sanitarias que se han visto desde el fin del estado de alarma.

El sector del ocio nocturno se presenta como un gran reclamo para evitar lo que denominan como "las verbenas callejeras". Quieren evitar aglomeraciones y fiestas clandestinas y, para ello, exigen volver a abrir sus locales.

Cuentan con todas las medidas sanitarias

A diferencia de la calle, donde se ha visto que ni se respeta la distancia de seguridad o el uso de mascarilla, los locales de ocio nocturno aseguran contar con todas las medidas de seguridad y protocolos para evitar contagios de COVID-19 tras el fin del estado de alarma en España.

Por ejemplo, tienen controles de temperatura y geles para la desinfección de manos en la entrada de los locales. Una vez dentro hay controles de aforo, distancia de seguridad y uso obligatorio de mascarilla en todo momento, salvo a la hora de consumir.

Los macrobotellones se repetirán

La Federación Nacional de Empresarios de Ocio y Espectáculos (España de Noche) alega que, si no se procede a una reapertura de sus locales, los macrobotellones se repetirán cada fin de semana.

Explican que, cuanto más tiempo esté abierto el ocio reglado, "menos alborotos y conflictos va a haber fuera", ya que, si la gente está en estos locales con todas las medidas de seguridad, "no van a estar ni en una plaza ni en un parque".

Desde el sector muestran su preocupación por las imágenes nocturnas que se han sucedido tras el fin del estado de alarma en España y sostienen que la apertura del ocio nocturno es una buena alternativa para paliar las fiestas incontroladas que se celebran en los domicilios y que pueden ser un gran foco de contagios de la COVID-19.

Publicidad