La Guardia Civil ha detenido a ocho personas y ha procedido a investigar a otras dos en el marco de una operación que permitió desmantelar una organización criminal a cuyos integrantes se les atribuye la comisión de 28 robos en bares durante los últimos meses en las provincias de Pontevedra y A Coruña.

Según ha informado el Instituto Armado, las investigaciones realizadas en el marco de la denominada 'Operación Presuroso' se iniciaron a finales del año pasado a raíz del incremento de los robos que se estaban produciendo en los establecimientos de hostelería en la provincia de Pontevedra, fundamentalmente en las comarcas de O Salnés, Caldas y Pontevedra.

En todos los casos investigados, el objetivo del robo era la sustracción de las máquinas recreativas y las cajas registradoras, para lo que empleaban un 'modus operandi', destacan las mismas fuentes, "muy organizado y de gran efectividad que los llevaba a materializar el robo en poco más de treinta segundos".

Así, solían actuar en células compuestas por cuatro individuos con las misiones "perfectamente definidas". De este modo, asegura la Benemérita, "uno se encargaba de fracturar violentamente la puerta de entrada en el local y la máquina recreativa después, a otro le correspondía la misión de arrancar la caja registradora de su ubicación, un tercero era el responsable de dirigir el operativo, mientras otro vigilaba en el exterior a bordo de un vehículo en el que se daban a la fuga con el botín".

Después de una "compleja y dilatada labor de investigación", aseguran las mismas fuentes, en la que se ha analizado "una importante cantidad de información sobre personas y vehículos sospechosos", obtenida por los dispositivos preventivos de seguridad ciudadana que se habían realizado en las zonas afectadas durante este periodo de tiempo, los agente establecieron una línea de investigación entorno a un grupo de ocho personas asentadas en Ferrol.

Según pudo averiguar la Guardia Civil, este grupo itinerante contaba con el apoyo de otras dos personas en la provincia de Pontevedra: un padre, residente en el municipio de Portas y su hijo, en Poio, que eran los encargados de facilitar los vehículos, algunos de ellos de alquiler, con los que cometían los robos.

Durante la fase de explotación de la operación que se llevó a cabo durante las últimas semanas, han sido detenidas seis personas en Ferrol e investigadas otras dos.

Mientras, en Cambados (Pontevedra) fueron localizadas y detenidos los dos individuos que prestaban apoyo a la organización desde Pontevedra. Se les atribuye, con diferentes grados de participación, la comisión de 28 robos en las provincias de Pontevedra y A Coruña, con un botín que se aproxima a los 40.000 euros en efectivo y daños materiales cuantificados en más de 65.000 euros.