subrayan su vocación de servicio público

Numerosos homenajes en el País Vasco al ertzaina fallecido en San Mamés

Cientos de personas se han concentrado en la explanada de San Mamés para mostrar su repulsa por los incidentes que tuvieron lugar el pasado jueves entre aficionados radicales del Athletic Club y del Spartak de Moscú.

Publicidad

La consejera de Seguridad, Estefanía Beltrán de Heredia, ha subrayado la vocación de servicio público de Inocencio Alonso, el agente de la Ertzaintza fallecido este pasado jueves, frente a los que hacen "bandera de la violencia y la sinrazón y destruyen el bien común de la convivencia".

Beltrán de Heredia ha hecho entrega este sábado, en el Teatro Campos de Bilbao, de las primeras medallas y distinciones en Emergencias y Protección Civil y ha reconocido la labor de organizaciones locales, entidades y voluntarios.

Durante el acto, se ha recordado a Inocencio Alonso, el agente de la Ertzaintza fallecido el pasado jueves por parada cardiorrespiratoria durante los enfrentamientos registrados en las inmediaciones de San Mamés entre aficionados del Athletic Club y el Spartak de Moscú y se le ha rendido homenaje con un minuto de silencio.

En su intervención, la consejera ha loado la vocación de servicio público del agente fallecido frente a quienes hacen "bandera de la violencia y la sinrazón y destruyen el bien común de la convivencia". En este contexto, ha mostrado, en nombre del Gobierno Vasco, el "dolor y consternación" generado por su muerte "en acto de servicio" a las puerta de San Mamés, donde "un encuentro de fútbol se vio alterado por quienes hacen bandera de la violencia y quieren minar la convivencia". "Pero también en el mismo lugar donde hoy le rinden homenaje sus compañeros de la Ertzaintza, homenaje al que nos queremos sumar con este acto", ha afirmado.

La titular de Seguridad ha mostrado así su solidaridad y apoyo para con los allegados de la víctima y para con "todos aquellos que lloran de incomprensión con su pérdida". "Mis palabras son también un reconocimiento y admiración personal y social a lo que él y la Ertzaintza representan para la ciudadanía vasca", ha valorado.

En este contexto, ha resaltado que Inocencio Alonso contaba en el momento de su muerte con 51 años, "toda una vida de vocación de servicio público, de dedicación profesional por y para la seguridad pública, por y para la seguridad policial y asistencial en el seno de la Ertzaintza".

"Solidaridad, compromiso, participación son valores que los aquí presentes representan y que hoy toman más significado que nunca. Valores a reconocer y admirar", ha descrito ante un auditorio en el que se encontraban presentes los reconocidos con las medallas al mérito de Emergencias y Protección Civil.

Cientos de personas se concentran en la explanada de San Mamés

Cientos de personas se han concentrado en la explanada del campo de fútbol de San Mamés, en Bilbao, en repulsa de los incidentes que protagonizaron este pasado jueves aficionados radicales del Athletic Club y del Spartak de Moscú, y han recordado a Inocencio Alonso, el ertzaina que sufrió un infarto que le provocó la muerte, mientras trabajaba en el operativo policial que intentaba evitar los altercados en las inmediaciones del estadio.

Al acto, convocado por el sindicato ESAN de la Ertzaintza, al que estaba afiliado el agente fallecido, ha contado con la presencia de cientos de personas, entre ellas representantes de todos los sindicatos de la Policía autonómica, compañeros del homenajeado, así como representantes políticos, entre los que se encontraban el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Bilbao, Luis Eguíluz, y la parlamentaria del PP vasco Nerea Llanos.

La concentración se ha celebrado en el mismo punto en el que cayó desplomado el ertzaina, donde se ha colocado una fotografía de Inocencio Alonso, flanqueada por el emblema de la Ertzaintza y una bandera del Athletic.

Tras diez minutos de silencio de todos los presentes, se ha procedido a realizar una ofrenda floral y numerosas personas han colocado velas junto a la fotografía del fallecido, para volver de nuevo a guardar otros diez minutos de silencio y concluir el acto con una salva de aplausos.

Publicidad