El Justicia quiere conocer más detalles sobre el plan de vacunación

Publicidad

Vacunación coronavirus

Nuevas irregularidades en la vacunación en el hospital Santa María de Bilbao

El Gobierno vasco investiga la vacunación previa de otras 16 personas ajenas al Hospital de Santa Marina, cuyo director dimitió por recibir la vacuna antes de tiempo.

Nuevos casos de profesionales sanitarios que se saltan el orden de vacunación del coronavirus. El Gobierno vasco ha detectado más números de cargos que, incumpliendo el protocolo, recibieron el tratamiento anticovid antes de tiempo. La consejera de Salud niega haber consentido estas prácticas aunque asume la responsabilidad de los “errores”.

El pasado 20 de enero, los directores de los hospitales de Basurto y Santa Marina, en Bilbao, dimitían tras vacunarse contra el coronavirus saltándose el orden de prioridad. Este miércoles, la consejera de Salud del País Vasco, Gotzone Sagardui, admite que se han detectado nuevas irregularidades en el proceso de vacunación, donde al menos 16 personas ajenas a los centros recibieron la vacuna antes de tiempo.

Se trata de más de una decena de religiosos y sindicalistas que recibieron el fármaco del coronavirus saltándose la cola. Ante las irregularidades Sagardui asume toda la responsabilidad, aunque niega haber autorizado dichas inoculaciones y rechaza dimitir.

La consejera admite ciertas "descoordinaciones" y comportamientos "no ejemplares" por parte de ciertos responsables sanitarios que se vacunaron previamente del coronavirus, ignorando el protocolo establecido por el Servicio Vasco de Salud.

Sobre esto, defiende que la estrategia de vacunación de Euskadi "se está cumpliendo según lo previsto" y ya son casi 45.000 personas las que han recibido el tratamiento.

La semana pasada, la alarma estallaba en el País Vasco tras la vacunación previa de los directores de los hospitales bilbaínos de Basurto y Santa Marina, sobre los que se ha abierto una investigación.

La estrategia de vacunación sitúa como grupos prioritarios a personas mayores, personal que las atiende y los sanitarios que luchan en primera línea contra el coronavirus. Por ello, se exigió la dimisión de ambos gerentes, "por la acción de vacunarse cuando no debían", puntualiza Sagardui.

Nuevos cargos sanitarios vacunados previamente del coronavirus

En el caso del hospital de Basurto, la consejera de Salud ha explicado que, junto al director destituido, el pasado 13 de enero se vacunaron previamente el jefe del Servicio de Medicina Interna, la microbióloga responsable de control de infección y la jefa del Servicio de Enfermedades Infecciosas. Saguardi asegura que dichas dosis no se llegaron a registrar en un primer momento, y no fue hasta el 19 de enero cuando tuvieron conocimiento.

En cuanto al Hospital Santa Marina, la consejera ha informado que el director envió el pasado día 19 un mensaje en el que indicaba que se había "culminado" la vacunación en el centro. De acuerdo a sus palabras, fue en ese momento cuando se percató del " error de planificación".

Cuando le preguntó directamente al director si él había recibido la dosis, éste se lo confirmó, por lo que le pidió que "asumiera sus responsabilidades", ya que no estaba en la lista de prioritarios para la vacunación.

"No podíamos dejar pasar por alto que hay personas vulnerables o expuestas que necesitan la vacuna con muchísima mayor prioridad", puntualizaba.

Otras 16 vacunaciones no se correspondían con el plan de vacunación

La investigación de Osakidetza ha sacado a la luz la administración de otras 16 vacunas a personas a las que "no correspondía". Entre ellas, se encuentran 4 representantes de sindicatos, 4 personas pertenecientes a servicios religiosos, 4 trabajadores de la empresa que explota la cafetería, 2 empleados de una empresa de 'vending' y 2 trabajadores de una empresa de mensajería.

"En cuanto se tuvo conocimiento de un incumplimiento en los criterios de vacunación, se ha actuado con celeridad, solicitando a las personas en cuestión, que asumieran su responsabilidad. En pocas horas, estas personas estaban fuera de la organización", subrayaba la consejera.

Pese al "error" y la "descoordinación" de la vacunación masiva de profesionales sanitarios en el País Vasco, Saguardi insiste en que en ningún caso dio la autorización y, por ello, no baraja su dimisión.

"De verdad que entendería que pidieran mi dimisión por no hacer nada, por tapar una actitud poco ejemplar o por ocultar lo ocurrido; pero cuando lo hemos sabido, hemos actuado", concluía.

Publicidad