Los niños del campamento de Madrid dirigido a pequeños con enfermedades reumatológicas comienzan cada mañana con ganas estirando y mejorando su fuerza muscular.

Se trata de menores de entre 8 y 14 años que no paran de moverse para que sus dolencias mejoren. En las instalaciones cuentan con cuidados especiales y los monitores asisten a quien lo necesita.

Otro de los objetivos es eliminar estigmas y que los más pequeños aprendan a valorarse paras seguir siempre sonriendo.