Publicidad

Coronavirus Galicia

Una niña de 9 años sin patologías previas ingresada por coronavirus en una UCI del hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo

La niña, de tan solo 9 años, evolucionó mal tras el contagio por coronavirus. Es uno de los casos descritos en menores con reacciones sistémicas similares a la enfermedad de Kawasaki que provocan inflamación de órganos.

Los niños suelen ser asintomáticos cuando se contagian por coronavirus pero en ocasiones se producen complicaciones graves. En este caso, la niña de 9 años ha tenido que ser ingresada en la UCI del Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo, en Galicia, ante la mala gravedad de su evolución en un primer momento.

No tenía patologías previas

La niña de nueve años permanece ingresada en la unidad de cuidados intensivos pediátrica tras haberse contagiado de COVID-19. La niña, que evoluciona favorablemente, es la primera con menos de diez años que tiene que ingresar en una UCI gallega por coronavirus, al sufrir complicaciones en su estado de salud.

La menor no tenía otras patologías previas antes de contraer la COVID-19, pero los médicos han constatado que ha sufrido el denominado síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico, una rara complicación del SARS-CoV-2 que, hasta el momento, sólo se ha diagnosticado en menos de un centenar de casos en toda España, y cuatro de ellos en Galicia: dos en A Coruña y otros dos en Santiago de Compostela. Esos cuatro niños que lo han padecido en Galicia han podido curarse sin necesidad de entrar en vigilancia intensiva.

En qué consiste esta complicación

Esta complicación se conoce como SIM-PedS (MIS-C, en inglés) y provoca la inflamación de distintas partes u órganos vitales del cuerpo, incluido el cerebro, el corazón, los pulmones, los ojos, la piel u otros órganos gastrointestinales. Sus síntomas generales se manifiestan en forma de fiebre persistente, que se mantiene por encima de los 38 grados; sarpullido y agotamiento. También es frecuente que provoque vómitos, diarrea o dolores de cuello o abdominales. Incluso se han reportado episodios de arritmias cardíacas.

El pasado mes de mayo un estudio publicado en la prestigiosa revista médica británica The Lancet alertaba de este extraña secuela de la COVID-19, que suele producirse varias semanas después de haber contraído el virus, según explican desde la Asociación Española de Pediatría, de lo que se deduce que puede tratarse más de una respuesta del organismo contra el propio virus.

En el caso de la pequeña ingresada en el Álvaro Cunqueiro de Vigo, desde el centro sanitario explican que su evolución es favorable, por lo que confían en poder darle pronto el alta de la UCI, aunque deberá permanecer hospitalizada algún tiempo más.

La explicación de la jefa de pediatría

La doctora Ana Concheiro, jefa del Servicio de Pediatría del Área Sanitaria de Vigo, cuenta como "el organismo reacciona con respuesta exagerada y pone al paciente en situacion comprometida", no es habitual y en los niños afectados "suele aparecer de forma tardía entre una y seis semanas después" de los primeros síntomas aclara y recalca que "se han descrito casos en zonas de alta incidencia por ejemplo ha habido casos en Nueva York o en Bérgamo, en Madrid o el Reino Unido". En todo caso la doctora Concheiro puntualiza que la incidencia es mucho menor en niños que suelen pasar el coronavirus de forma leve o asintomática.

Cuenta la doctora que "es una enfermedad que se parece mucho a otras enfermedades sistémicas inflamatorias que los pediatras estamos acostumbrados a diagnosticar y tratar como el síndrome de Kawasaki.

Llamada a la tranquilidad y a la responsabilidad

La doctora Concheiro aclara que la pequeña está evolucionando de manera satisfactoria pero hace alusión a la importancia de mantener las medidas de precaución: "esta complicación nos recuerda que el síndrome por COVID-19 no deja libre a nadie y que los niños también pueden ser víctimas".

Publicidad