Carretera donde se ha producido el accidente en Lugo

Publicidad

Girona

Multan con 900 euros a un conductor fugado que mató a una niña de 4 años en Girona

El 16 de mayo de 2016, un conductor de 44 años se dio a la fuga después de atropellar a una niña de 4, que perdió la vida en el accidente. Cuatro años después, la sentencia del juzgado de Girona le impone una multa de 900 euros por considerarlo un delito de homicidio imprudente leve.

Un hombre atropelló a una niña de 4 años y a su madre cuando ambas transitaban por el arcén de una carretera de Girona. Huyendo sin pedir auxilio, la pequeña no sobrevivió al accidente y su madre fue herida de gravedad. Ocurrió el 16 de mayo de 2016. Y ahora, la sentencia establece que el autor deberá pagar una multa de 900 euros por considerarse homicidio imprudente menos grave.

Cuando se dio el aviso del accidente, los Mossos d´Esquadra iniciaron un dispositivo de búsqueda para encontrar al conductor fugado. Una hora después, a pocos kilómetros del lugar de los hechos, fue interceptado. Los agentes le realizaron una prueba de alcoholemia que resultó positiva, con 0.56 mg/l de aire espirado.

Ante esta situación, tanto el fiscal como la acusación solicitaron 4 años de cárcel, y el juez de Instrucción 3 de Santa Coloma de Farners lo envió a prisión por los delitos de homicidio y lesiones por imprudencia grave, conducción temeraria y bajo los efectos del alcohol y drogas, y omisión del deber al socorro.

Cuatro años después, el juzgado penal número 5 de Girona ha concluido finalmente en su sentencia que el accidente fue consecuencia de una distracción al volante, por lo que el hombre deberá pagar únicamente una multa valorada en 900 euros.

La sentencia que establece la multa de 900 euros

De acuerdo al fallo del juez, el 16 de mayo de 2016, el acusado hizo maniobras en la carretera momentos antes del accidente que dejaron marcas en el suelo, pero "sin perder el control del vehículo". Al mismo tiempo que el vehículo se acercaba al lugar de los hechos, la pequeña caminaba junto a su madre y sus dos hermanos por el arcén, un recorrido habitual para la familia y que no incumplía ninguna imprudencia.

A unos 70 metros del accidente, una distracción del hombre para subir la ventanilla provocó la salida de la furgoneta de la carretera, una situación que desembocó con el trágico final. Cuando el conductor paró el vehículo, uno de los hermanos se acercó a él para darle un puñetazo, que lo tumbó al suelo, "lo que motivó que el acusado abandonara el lugar de los hechos", según la sentencia.

La menor de 4 años perdió la vida al ser arrastrada por la furgoneta y la madre sufrió varias facturas que le han dejado secuelas físicas y psicológicas.

Publicidad