Una mujer de Narón, en A Coruña, da a luz en el coche en marcha antes de llegar al hospital

Publicidad

A Coruña

Una mujer de Narón, en A Coruña, da a luz en el coche en marcha antes de llegar al hospital

No tuvo tiempo de llegar al hospital. La hija de una vecina de Narón, en A Coruña, ha llegado a este mundo en el coche. La madre todavía no se lo puede creer, con su hija mayor tuvo un parto de 18 horas.

Lo que como madre primeriza fue una larga espera para ver a su hija se ha convertido en un suspiro con el parto de la segunda. Una mujer de Narón, en A Coruña, ha dado a luz con el coche en marcha. Sheila tenía ganas de venir al mundo, de eso no cabe duda. Y tenía ganas de hacerlo además sorprendiendo a toda la familia. Sus padres Carmen y Roberto habían planeado otro recibimiento para la pequeña, pero fue ella la que decidió cómo quería nacer. Lo hizo en un parto sobre ruedas, literalmente hablando. Sheila tiene una hermana mayor, Andrea, de 3 años, por lo que su madre sabe bien lo que es ponerse de parto. La diferencia es que la primera vez tardó 18 horas en dar a luz, así es que la prisa de la pequeña de la familia la pilló desprevenida.

El parto fue tan rápido que la mujer no se lo podía creer

Las contracciones comenzaron hacia las 23 de la noche del domingo en el domicilio de la familia, en Narón, A Coruña. En vista de que iban aumentando, Carmen y su marido decidieron llevar a la ya hermana mayor, a casa de los abuelos para dirigirse al hospital.

Todo iba según lo previsto hasta que de camino, Carmen rompió aguas en el coche y todo se precipitó. El matrimonio, su hija de 3 años, las maletas del hospital y kilos de nervios viajaban en un Ford Focus que se convirtió en improvisado paritorio sobre ruedas.

Roberto no podía creerse lo que estaba sucediendo. Condujo lo más rápido que pudo, sin renunciar a la seguridad, pero cuando se quiso dar cuenta vio a su mujer bajarse los pantalones y segundos después a su segunda hija ya entre ellos. Ejerciendo casi de enfermera la que hasta ese momento era la pequeña de la familia, Andrea, que no dejó de animar a su madre.

El padre tuvo que asistir el parto

En ese momento pararon el coche y al comprobar que todo parecía estar bien, se dirigieron lo antes posible al centro de salud más cercano. Los sanitarios fueron los encargados de cortar el cordón umbilical y comprobar que todo estaba en orden. Apenas unos minutos después Carmen y Sheila fueron trasladadas al hospital al que habían pretendido llegar por sí mismas, en una ambulancia. Tras los controles rutinarios, los médicos han confirmado que ambas, madre e hija se encuentran perfectamente y esperan recibir el alta en cuestión de horas.

La otra protagonista de esta historia, Andrea, una valiente de 3 años de edad que fue la encargada de darle la noticia al resto de la familia, empezando por los abuelos a los que ella misma les explicó que su hermanita había nacido ya y lo había hecho en el coche.

Un parto del que sí que se puede decir sin temor a equivocarse, que ha sido sobre ruedas.

Publicidad