Publicidad

Coronavirus

Una mujer da a luz a su bebé sano tras estar 24 días ingresada en la UCI por coronavirus

Fátima ingresó en la UCI del Hospital comarcal de Vinaròs de Castellón en el peor momento de la tercera ola de la pandemia por la COVID-19. A pesar de haber estado inter 24 días, su hijo Almás ha nacido sin ningún problema.

El cuerpo humano es cada día más capaz de superar sus límites. El último de ellos es el caso de una mujer que ha logrado dar a luz a su bebé sano tras haber pasado 24 días ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital comarcal de Vinaròs, en la provincia de Castellón, por coronavirus.

Su embarazo coincidió con la tercera ola de la pandemia, pero, a pesar de haber sufrido la enfermedad durante la gestación, la criatura ha nacido sin ningún tipo de problema o secuela derivada del virus.

Así lo ha reconocido el comunicado emitido por el Departamento de Salud de Vinaròs, que afirma también que Fátima, la mujer ya recuperada, ha dado a luz a Almás.

Agradecida a todos los profesionales

Fátima se ha mostrado agradecida, tras nacer su bebé esta semana, con todo el equipo médico del Departamento de Salud de Vinaròs y, sobre todo, con los servicios de Ginecología y Obstetricia y a la Unidad de Cuidados Intensivos a los que reconoce su "implicación y humanidad" durante toda su asistencia mientras estuvo fue asistida, y posteriormente hospitalizada hasta el nacimiento de su hijo, por su positivo en la COVID-19.

Ingresó en los peores momentos

La mujer ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital comarcal de Vinaròs en los peores momentos de la pandemia del coronavirus. Lo hizo durante la tercera ola y con una tasa muy alta de infección por la COVID-19.

Por todo ello fue por lo que requirió un control especializado y concreto de la gestación, para de esta manera evitar complicaciones que pudieran afectar al bebé o a ella durante el embarazo.

Hay que recordar que la Comunidad Valenciana fue la región más letal durante la tercera ola de la pandemia. Así lo demuestran los datos, que reflejan como una de cada cinco muertes contabilizadas en España se produjeron en esta comunidad autónoma.

Publicidad