Un total de 1.806 personas fallecieron el año pasado en accidentes de tráfico en carretera o en ciudad en España, lo que supone 24 menos respecto a 2018 y el primer descenso de la mortalidad vial después de que en el cuatrienio entre 2014 y 2017 aumentaran los fallecidos en el mayor periodo de incremento de la siniestralidad desde 1993.

El director general de Tráfico, Pere Navarro, presentó este lunes en una rueda de prensa en Madrid las cifras de accidentalidad de 2018 con datos cerrados de siniestralidad tanto en las vías interurbanas como en las urbanas a 30 días de los accidentes.

El año pasado hubo 102.299 accidentes de tráfico con víctimas, en los que perdieron la vida 1.806 personas y otras 138.609 resultaron heridas, de las cuales 8.935 necesitaron ser hospitalizadas al menos 24 horas. "Aproximadamente, por cada cinco heridos graves hay un fallecido", sentenció Navarro.

La serie estadística de la DGT sobre accidentalidad contabilizada a un máximo de 30 días tras los accidentes comienza en 1993. Entonces hubo 6.378 fallecidos (la cifra más alta hasta ahora) y 117.193 heridos (de los cuales 36.828 necesitaron ser hospitalizados, también máximo histórico). El mejor periodo fue la década comprendida entre 2004 y 2013, cuando se encadenaron 10 años consecutivos de descenso de la siniestralidad, al pasar de 4.741 a 1.680 víctimas mortales (este último dato continúa siendo el mínimo histórico). Después se pasó a un cuatrienio con repunte de los fallecidos: 1.688 en 2014, 1.689 en 2015, 1.810 en 2016 y 1.830 en 2017. Por tanto, los 1.806 fallecidos de 2018 suponen la tercera cifra más baja en 26 años de registro histórico.

Posible cambio de tendencia

La bajada de la siniestralidad del año pasado se produjo mientras aumentaron un 1,9% los viajes de largo recorrido (hasta 416,4 millones de movimientos); un 7% las matriculaciones de vehículos (hasta llegar a 35.188.690), y un 23% la expedición de permisos de conducir (26.853.754 conductores). "No es verdad que a mayor número de desplazamientos se corresponda un mayor número de accidentes y de fallecidos", reiteró Navarro. El director general de Tráfico deseó que estos datos puedan significar "un cambio de tendencia" después de que la siniestralidad vial aumentara entre 2013 y 2017, ante lo cual indicó que "este verano nos dará la pauta" sobre esta circunstancia.

Con estos últimos datos, España tiene una tasa de 39 fallecidos por millón de habitantes, al igual que Alemania, y está sólo detrás de Reino Unido (28), Dinamarca (30), Irlanda (30), Suecia (32) y Países Bajos (34). "Ninguno de estos países reciben 80 millones de turistas cada año ni tiene 5,2 millones de motocicletas, con lo que ello supone para la siniestralidad", apostilló.

Por tipo de vía, hubo 1.317 fallecidos en las carreteras y 489 en las ciudades. "Cuando decimos que la velocidad mata, el reflejo está aquí", indicó Navarro. Entre las interurbanas, un total de 323 víctimas mortales se registraron en autopista o autovía (5% más que en 2017) y 994 en carreteras convencionales (2% menos), y la salida de la vía siguió siendo el accidente con más víctimas (38%), por delante del choque frontal (27%) y el fronto-lateral (16%). Las ciudades coparon el 63% de los accidentes con víctimas, un 27% de los muertos y el 50% de los heridos graves, si bien Navarro destacó que el descenso de la siniestralidad en las calles se concentra en las ciudades de menos de 500.000 habitantes, mientras que hubo un aumento en Madrid y Barcelona.

Peatones y mayores

Por otro lado, Navarro comentó que los colectivos vulnerables representaron un 48% de los fallecidos por accidentes de tráfico (un 2% más que en 2017), con 865 víctimas mortales: 359 motoristas (mismo número que el año anterior), 386 peatones (38 más) y 58 ciclistas (20 menos). Navarro destacó que "cada año hay más peatones fallecidos que el anterior" y que el incremento en 2018 fue del 45%, con 149 víctimas mortales en carretera (49 más, sobre todo en autovía) y 237 en ciudad (11 menos).

Respecto a las franjas de edad, Navarro recalcó que un 27% de las personas que perdieron la vida por accidentes de tráfico tenía 65 años o más (496 fallecidos, 31 más), cuando suponen un 19% de la población. El 62% de los siniestros mortales ocurrieron en carretera y el 38% restante en ciudad. Por el contrario, subrayó que los jóvenes de 15 a 24 años representan un 1% de los muertos en accidentes de tráfico, lo que achacó a que "tienen incorporada la cultura de la seguridad vial". Sobre los factores concurrentes de los accidentes mortales, las distracciones se mantienen desde 2016 como primera causa (ahora con un 32%), por delante de la velocidad (22%) y conducir bajo los efectos del alcohol y/o las drogas (21%).