Publicidad

EN FORNELOS DO MONTE

Mueren dos bomberos en un incendio forestal en Pontevedra

Los fallecidos, que tenían 27 y 35 años, se vieron rodeados por el fuego por un cambio de viento en el incendio desatado en Fornelos de Montes. Los consejeros de Presidencia y Medio Rural han calificado lo sucedido de "acto criminal".

Teresa Fernández Justos / Agencias | Madrid
| 13.08.2010 21:28

Los dos miembros del servicio de extinción de incendios de la Xunta fallecidos este viernes en Fornelos de Montes, D. Julio Martínez Da Silva y D. Rodrigo Amo González, tenían 27 y 35 años y llevaban cinco y siete campañas de experiencia en la lucha contra los incendios forestales, según ha informado el Ejecutivo gallego.

Los conselleiros de Presidencia y de Medio Rural, Alfonso Rueda y Samuel Juárez, han explicado en una comparecencia ante los medios en Pontevedra, retransmitida por la Radio Galega, que todo parece indicar que el incendio ha sido provocado, por lo que han calificado lo sucedido como un "acto criminal". Juárez indicó que el incendio comenzó sobre las 22.30 horas y que los fallecidos formaban parte de la primera brigada que acudió al lugar, sobre las 22.49 horas.

Todavía se desconocen las causas por las que se separaron del grupo, ya que a las 23.05, quince minutos después de llegar, ya se dio la primera alarma de que se había perdido el contacto con ellos. Diez minutos después de la medianoche los brigadistas fueron encontrados muertos por sus compañeros.

El conselleiro indicó que según los técnicos, "no era un incendio complejo inicialmente", aunque más tarde se complicó porque la brigada se concentró en buscar a los compañeros mientras el fuerte viento avivaba las llamas.

Juárez afirmó que hay abierta una investigación judicial para esclarecer las causas de la muerte. "La única lucha contra el fuego es contra los incendiarios, que se convierten en potenciales asesinos", ha dicho Rueda, quien recordó que según el informe de la Fiscalía de Galicia, el 70 por ciento de los incendios forestales son provocados.

De momento la investigación abierta apunta a que el fuego de Fornelos fue intencionado y los brigadistas murieron al cambiar el viento.

Ambos conselleiros han transmitido las condolencias a las familias de los fallecidos y les han ofrecido ayuda psicológica, según han indicado. Rueda también dijo que ha pedido al delegado del Gobierno, Antón Louro, que se intensifiquen las labores para perseguir a los incendiarios. El incendio todavía está activo y sin control, aunque ya no hay peligro, según indicó Juárez, que explicó que la orografía dificulta la extinción de algunos pequeños focos.

Publicidad