Pulpo

Muere un hombre atragantado con un trozo de pulpo en un bar de La Aljorra, Cartagena

El hombre estaba comiendo una tapa de pulpo cuando comenzó a encontrarse mal. Se atragantó y no pudo expulsar por sí mismo el trozo de alimento.

Fiesta del Pulpo

Fiesta del Pulpo Antena3.com

Publicidad

Un hombre de 49 años ha muerto este viernes atragantado con un trozo de pulpo en un bar de la población de La Aljorra, en Cartagena. El hombre estaba tomando algo sobre las cuatro de la tarde cuando, en un momento dado, se atragantó y comenzó a sentirse indispuesto.

El hombre no pudo expulsar por sí mismo el trozo de alimento y se desplomó al suelo. Los testigos que se encontraban en el lugar llamaron a Emergencias ya que el hombre estaba inconsciente y parecía que no respiraba. Según informa el 'Periódico del Mediterráneo', los testigos comenzaron a hacerle maniobras de reanimación. Sin embargo, los sanitarios no pudieron hacer nada por salvarle la vida.

Este viernes también falleció un hombre tras atragantarse con una tapa que estaba comiendo en un bar de Villamanín, León, según confirman fuentes del 112 de Castilla y León a el 'Diario de León'.

Las claves para actuar ante un atragantamiento

La Policía Nacional ha usado su cuenta de Twitter para concienciar acerca de los pasos correctos que se deben seguir para realizar una buena maniobra de Heimlich. Para hacer bien la maniobra de Heimlich hay que seguir los pasos que se proponen a continuación:

En primer lugar, hay que colocarse detrás del afectado y abrazarle de espaldas con los dos brazos. Después, inclinarla hacía delante para permitir la salida del objeto. A continuación, hay que colocar una mano cerrada apoyando el puño sobre el abdomen y presionar rápidamente el punto en dirección hacia dentro y hacia arriba.

Siguiendo estos pasos, se evitará muchas desgracias, tal y como explica la Policía. Al año, mueren unas 1.400 personas en España por atragantamiento, un 25% más que en accidentes de tráfico. La cifra preocupa y es que 8 de cada 10 niños accidentados son por atragantarse.

Publicidad