Vacuna

Moderna pedirá a la Unión Europea que autorice su vacuna para el grupo de 12 a 17 años

La farmacéutica de Moderna pedirá a la Unión Europea que su vacuna pueda ser administrada a adolescentes de 12 a 17 años, al igual que Pfizer.

Publicidad

El laboratorio de Moderna presentará a comienzos de junio una demanda de autorización a la Agencia Europea del Medicamento (EMA). El motivo es que su vacuna contra el coronavirus se pueda utilizar para los adolescentes de 12 a 17 años.

Así lo anunció el consejero delegado, Stéphane Bancel. Justifica la rápida apertura de vacunación para ese grupo de edad para protegerse con la inmunidad colectiva ante el riesgo de una nueva oleada. También lo anunció Pfizer.

"Lo ideal", explica, sería proteger a esos adolescentes "antes de finales de agosto para descartar el riesgo de una cuarta ola del coronavirus".

Además, también afirma que es necesario una tercera dosis de recuerdo para aquellas personas que han sido vacunadas ya. Indica que sería conveniente "comenzar desde el final de verano" con los grupos de riesgo a los que se inmunizó a principios de año.

"Dos o tres meses de retraso supondría numerosas hospitalizaciones y muertes", indica. Aunque afirma que "todos los adultos, incluso los jóvenes" tendrán que recibir una dosis de recuerdo "para proteger a las personas frágiles no vacunadas".

Vacunas para todos

Bencel cree que con las vacunas producidas por Moderna y por Pfizer podrían vacunar a todos los habitantes del planeta. Afirma que su empresa podría producir 3.000 millones de vacunas anuales. Esta cifra, sumada a la de Pfizer y BioNTech con 4.000 millones, daría dosis suficientes para vacunar a todos.

Es una de las razones que da para oponerse a la suspensión de patentes de las vacunas. También insiste en que, sin las patentes, su laboratorio no habría conseguido en los mercados los 1.800 millones de dólares con los que desarrolló la tecnología del ARN mensajero.

Además, recuerda que ambas farmacéuticas tienen capacidad en el mundo para producir con ARN mensajero. Y que, si se suspendieran, los otros fabricantes tendrían que comprar máquinas y contratar personal especializado.