Publicidad

Ruído por la autopista

Micrófonos y altavoces contra el ruido de la autopista en un instituto de Pontevedra

Los profesores de un instituto de Redondela, en Pontevedra, se ven obligados a dar clase con micrófonos y altavoces. Está al lado de una autopista y desde hace años esperan unas pantallas acústicas que nunca llegan. Ahora, además, tienen que dar clase con las ventanas abiertas, por el coronavirus.

Los profesores y alumnos del IES Chapela en Redondela, Pontevedra, se ven obligados a dar clase con micrófonos y altavoces. Tienen pegada la autopista AP-9 y desde hace años esperan unas pantallas acústicas que nunca llegan. Ahora, además, tienen que dar clase con las ventanas abiertas, por el coronavirus.

Ruido por todas partes

Desde hace 30 años, según comentan, alumnos y profesores del IES Chapela en Redondela, Pontevedra, sufren las ruidosas molestias de los 6 carriles de la autopista AP-9. La carretera es prácticamente pegada, a unos 10 metros de distancia.

"Perdón, puedes chillar un poco más, es que no se te escucha", grita una de las alumnas durante una clase en el IES Chapela en Redondela. Antes de la llegada de la pandemia del coronavirus, el sonido de los camiones y los coches ya hacía imposible escuchar la lección de los profesores en clase.

Ahora, la crisis del coronavirus ha obligado a abrir las ventanas de colegios e institutos para mantener ventiladas las clases. En el IES Chapela en Redondela ha provocado que la situación sea todavía más complicada.

Resulta casi imposible seguir una clase con normalidad. "Fatal para la concentración viene muy mal" asegura una alumna. Otra compañera del IES Chapela en Redondela afirma "que este año es imposible aprender".

Afecta a la salud

La contaminación acústica a la que se exponen a diario también esta afectando a la salud de alumnos y profesores. "Estamos hablando de alumnado que está aquí 6 o 7 horas diarias. Es estrés, es el cansancio constante" explica uno de los profesores del instituto. En la clase se llegan a alcanzar los 80 db.

Pero el ruido no solo afecta a los alumnos. El protocolo del coronavirus y las mascarillas provocan problemas de voz a los profesores. Muchos han optado por dar las clases en el IES Chapela en Redondela con micrófono y altavoces.

Publicidad