Una camarera en una terraza de Valencia

Publicidad

Mensaje machista

El mensaje de una mujer sobre una camarera: "Si quiero que mi marido vea culos lo llevo a comer a un puticlub"

Una mujer publicó en Internet una reseña sobre un restaurante. Pero lejos de hablar de la comida que servían o del servicio que tenían, se refirió a la indumentaria de una de las camareras. A lo que también se preguntaba que no "no sé si está trabajando o buscando marido".

Los camareros y responsables de un restaurante se quedaron asombrados tras ver el comentario que dejó en Internet una de las clientas sobre el local. En la reseña no se hacía referencia a la comida del bar, sino a cómo iba vestida una de las camareras.

En la reseña de la mujer se puede leer que "todo se arruinó cuando una supuesta hostess con un vestido pegado y provocativo va paseándose por las instalaciones".

La mujer acudió al restaurante a comer con su marido, pero lejos de publicar una valoración sobre la comida, la hizo sobre la indumentaria de una de las camareras, hija del dueño del restaurante.

La reseña continuaba diciendo que "si quisiera que mi marido viera culos lo llevo a comer a un puticlub", a lo que añadía que no sabía exactamente qué estaba haciendo esa camarera allí: "no sé si está trabajando o buscando marido".

Cuenta que cuando el matrimonio iba a salir del restaurante después de comer, la chica en cuestión corrió y se puso delante de ellos "pavoneándose como si estuviese en una pasarela", dice, a lo que añade que "no sé si era el reloj de mi marido de veinte mil euros lo que le llamó la atención".

Uno de los pocos comentarios que hizo sobre la comida del restaurante fue sobre el pulpo y el arroz con bogavante.

Esta reseña ha provocado multitud de reacciones, comentarios y mensajes en redes, sobre todo en Twitter, algunos de ellos han sido para mandar un mensaje de ánimo a la camarera y apoyarla por los comentarios que había recibido. Otros para criticar a la mujer que puso esa reseña.

"Lo más terrible es que quien critica es una mujer", decía una de las usuarias.

Otros hacían referencia al comentario de que el reloj de su marido costaba 20.000 euros "y que no hacía falta denigrar a una mujer" para decirlo.

Publicidad