Ataque

Un menor saca los ojos a un empleado de un hotel en Cambrils, Tarragona

El menor comenzó a agredir al trabajador del hotel y le arrancó los ojos. Todo apunta a que un brote psicótico estaría detrás de la agresión. El hombre tuvo que ser evacuado de urgencia al Hospital Joan XXIII en Tarragona.

Mossos d`Esquadra

Publicidad

Un menor de 17 años ha sido detenido por los Mossos d'Esquadra en un hotel de Cambrils, Tarragona. El chico habría sufrido una alteración en su comportamiento, un posible brote psicótico, y en un ataque a un trabajador de un hotel, acabó arrancándole los ojos. Todo sucedió en el hotel donde se alojaba con su madre.

La agresión sucedió a las 00:10h de esta pasada noche. La madre del joven alertó a los servicios de emergencia y advirtió de que su hijo estaba sufriendo un psible brote psicótico.

El trabajador del hotel, de 62 años de edad, fue atacado por el menor y cuando estaba en el suelo, este comenzó a propinarle puñetazos y patadas hasta que, según las fuentes, le arrancó los dos ojos de la cara. El sistema de Emergencias Médicos (SEM), atendió de manera muy urgente al hombre y lo evacuó en estado muy grave al hospital Joan XXIII en Tarragona.

Una vez los Mossos d'Esquadra llegaron al hotel, el joven intentó quitarle el arma a un agente y además, le propinó un golpe en la nariz hasta que finalmente el menor fue reducido y detenido. Según las fuentes, este joven ya ha protagonizado 4 episodios violentos desde el pasado mes de marzo en la localidad de L'Hospitalet de Llobregat, en Barcelona.

¿Cómo detectar un brote psicótico?

Los primeros brotes psicóticos aparecen habitualmente en la adolescencia y, por lo general, vienen unidos a otras patologías como la depresión, la ansiedad o aislamiento social. También pueden darse por otros síntomas diferentes, y se manifiestan como delirios, alucinaciones e ilusiones sensoriales.

Uno de los consejos para poder detectarlo es prestar atención al estado de salud no solo físico, sino mayoritariamente mental del joven. Por ejemplo: pérdida de interés,alteraciones de sueño o insomnio, cambios en la conducta, aislamiento social o grandes cambios. También la violencia puede ser un síntoma, pero mayoritariamente a agresividad suele ser contra uno mismo.