Imagen del Sea-Watch

Publicidad

Médicos Sin Fronteras

Médicos Sin Fronteras realizará labores de salvamento en el Mediterráneo Central pese a los rebrotes de coronavirus

Médicos Sin Frontera zarpará en el barco Sea-Watch 4' para una misión de salvamento en el Mediterraneo Central para salvar la vida de muchas personas procedentes de Libia.

Médicos Sin Fronteras reinicia las labores de salvamento en el Mediterráneo Central junto a la red de organizaciones alemanas Sea-Watch. Durante este fin de semana zarparán a bordo del buque de rescate 'Sea-Watch 4' desde el puerto de Borriana hacia la zona donde se dan la mayoría de naufragios.

"El objetivo es rescatar a las personas que siguen saliendo de Libia y continúan haciéndolo como única opción para poder seguir con vida", ha declarado la delegada valenciana de MSF, Mila Font, en una charla en los alrededores del barco.

Unas 30 personas forman la tripulación de este antiguo buque de investigación oceanográfica que está reacondicionado para operaciones de búsqueda y rescate y ultima los detalles para su salida. A bordo, MSF proporcionará el equipo médico del barco, formado por cuatro sanitarios y dos responsables de comunicación.

Aunque será de momento el único medio de rescate en el Mediterráneo Central, actualmente comparte puerto en Borriana con los buques del Open Arms y Sea Eye. Los tres barcos llevan meses asentados realizando mejoras técnicas y adaptaciones, ya que este puerto se ha convertido en base de más de un buque solidario debido a que "las autoridades valencianas han facilitado mucho que se pueda utilizar".

Tras los últimos rescates realizados por MSF en febrero en colaboración con OS Mediterranée, este fin de semana empieza a colaborar con Sea-Watch, formada por más de 500 organizaciones alemanas y "un ejemplo de cómo la sociedad civil está respondiendo ante esta crisis humanitaria".

La delegada de Médicos Sin Fronteras ha denunciado la falta de colaboración de otras autoridades: "No solo no lo hacen, sino que estamos viendo cómo cada vez se nos criminaliza más y se hace mucho más difícil nuestro trabajo".

Unas "enormes trabas" que se han visto acentuadas por la pandemia: "Están utilizando la Covid-19 para reducir todavía más las operaciones de rescate en el Mediterráneo". Por contra, MSF cree que no es excluyente salvaguardar a la población con la obligación de salvar vidas en el mar. Además de criticar la actitud de la Unión Europea ante la crisis migratoria, la representante de la ONG ha destacado que en los primeros seis meses de 2020 se ha cuadruplicado el número de personas que han salido de Libia, "y eso pese a que no había organizaciones de rescate y salvamento".

"Más de 6.000 personas han sido retornados a la fuerza a Libia", ha lamentado, una práctica que ha achacado a que "la guardia costera libia está siendo apoyada por Europa para ejercer esa labor de guardaespaldas fronterizo a Europa, para evitar que estas personas lleguen aquí".

Frente a la pandemia, MSF ha puesto en marcha una serie de nuevos protocolos en el barco, como la obligatoriedad de que toda la tripulación tenga una PCR negativa antes de embarcar.

También se medirá la temperatura a diario a toda la tripulación y al personal. En operaciones, se hará el seguimiento a cada una de las personas rescatadas. Y en caso de detectar un caso grave, se aislará y se organizará una evacuación médica.

Publicidad