España ocupa los primeros puestos en Europa con mayor tasa de abandono de animales.

Publicidad

FRENA LA TENDENCIA A LA BAJA DE LOS ÚLTIMOS AÑOS

Más de 137.000 perros y gatos fueron abandonados en España en el año 2016

La tendencia a la baja de los últimos años se ha frenado según un estudio sobre el abandono y la adopción de animales de compañía que revela que el nacimiento de camadas indeseadas es el principal motivo de abandono, seguido por el comportamiento del animal y el fin de la temporada de caza.

Más de 137.000 perros y gatos fueron abandonados el año pasado en España, una cifra similar a la del año anterior que frena la tendencia a la baja de los últimos años, según el Estudio sobre el Abandono y la Adopción de Animales de Compañía que ha hecho público la Fundación Affinity.

Según el estudio, el nacimiento de camadas indeseadas ha pasado a ser el principal motivo de abandono, seguido por el comportamiento del animal y el fin de la temporada de caza. El informe de la fundación, que tiene su sede en Barcelona, cuantifica en 104.447 los perros y 33.335 los gatos que fueron recogidos por las sociedades protectoras españolas el año pasado, frente a los 104.501 perros y 33.330 gatos del año anterior.

"Esta igualdad en las cifras demuestra un estancamiento en el número de animales que llegan a entidades protectoras y rompe con la tendencia ligeramente positiva de los últimos años", ha destacado la directora de la fundación, Isabel Buil. Pese a ello, Buil ha denunciado "tantos abandonos de animales es preocupante, y aún lo es más que no se mantenga y se incremente la tendencia a la baja de los últimos 8 años".

La Fundación Affinity, que elabora este estudio sobre el abandono de animales en España desde hace 20 años, está trabajando junto al Observatorio Justicia y Derecho Animal para conseguir un cambio del Código Civil español para que los animales dejen de ser considerados 'bienes semovientes', es decir, como cosas. "Nuestro Código Civil hace que los animales sean susceptibles de apropiación y de libre disposición por parte de sus propietarios. Esto conlleva evidentes perjuicios para los animales en casos de divorcio, embargo, accidentes de tráfico y en otros aspectos de la vida cotidiana", ha apuntado Buil.

Del total de animales de compañía recogidos por las protectoras en 2016, sólo un 45% fueron adoptados, un 16% se habían perdido y pudieron ser devueltos a sus dueños por estar identificados, un 12% siguen viviendo en la protectora y un 7% fueron sometidos a eutanasia.

El estudio evidencia que la tendencia en la tasa de adopción tanto de perros (46%) como de gatos (41%) se ha estancado en los últimos años. El porcentaje de perros que permanecen en el refugio y los que son sometidos a eutanasia continúa disminuyendo año tras año, pero en 2016 el porcentaje de canes que han podido ser devueltos a sus propietarios ha roto la tendencia positiva de los últimos años al retroceder cinco puntos y situarse en el 20%. En el caso de los gatos, las devoluciones siguen estables en un 4%. "Todavía hay camino por recorrer y se hace muy necesario potenciar el uso del microchip", ha dicho Buil.

En comparación con el año anterior, el número de animales que llegaron a las protectoras con microchips ha disminuido ligeramente y tan solo el 30% de los perros y un 2% de los gatos estaban correctamente identificados. De todos los animales que llegaron a las protectoras, solo un 11% fueron traídos por las personas que los abandonan, mientras que el 89% restante fueron encontrados por la propia entidad, por un particular o por la policía.

El 78% de los perros y el 91% de los gatos abandonados son mestizos y la mayoría de ellos adultos, aunque también son recogidos cachorros, especialmente en el caso de los gatos a consecuencia de las camadas no deseadas.

Un año más, el estudio desmiente la creencia popular de que el mayor número de abandonos se da en el periodo estival, ya que se mantiene estable a lo largo del año en el caso de los perros y en el caso de los gatos sí existe un pico de recogidas durante el segundo cuatrimestre debido al ciclo natural de reproducción de los felinos.

Publicidad