Tecnología

Manuela, de 80 años: "En el móvil reviso las facturas, las cuentas del banco y veo tutoriales de YouTube"

Manuela es una de las 100.000 gallegas que participan en los curtos de digitalización puestos en marcha por la Xunta de Galicia para romper la brecha de tecnológica a la que se enfrentan los mayores.

Publicidad

Nada más hacerle la pregunta echa la mano al bolso y saca su teléfono móvil. Tiene las aplicaciones divididas por carpetas, rápidamente encuentra la aplicación del servicio gallego de salud y nos explica: "Yo entro aquí en Esaúde, pido cita con el médico, reviso mi historial e incluso veo si tengo medicación para recoger en la farmacia". Manuela tiene 80 años y la tecnología la pilló mayor, asegura, pero "es cuestión de actitud".

Ella se apuntó a los cursos gratuitos puestos en marcha por la Axencia Tecnolóxica de la Xunta de Galicia en Santiago, y está muy contenta con el resultado. "Si no sé hacer algo pregunto, y si me equivoco ya se arreglará". Hay 97 centros en los que se imparten clases de nuevas tecnologías repartidos por las cuatro provincias gallegas. Una apuesta por no dejar atrás a los mayores en el proceso de digitalización.

José tiene 74 años y también es alumno de estas formaciones. "Lo primero que hago por la mañana es ver los periódicos, leo la prensa y me informo de lo que pasó, de la última hora". Todo a través del teléfono. Este santiagués es un apasionado del fútbol, y a través de su móvil sigue la última hora de la liga. "Además las citas médicas ya las pido yo por aquí".

Los suyos son dos ejemplos de lo que se puede conseguir con ayuda y algo de esfuerzo, pero lo cierto es que para muchos mayores enfrentarse a las nuevas tecnologías continúa siendo muy complicado. Antonio y Juan charlan en un banco del parque, nos acercamos y en cuanto les preguntamos por el código QR los ojos se les abren como platos. "Yo de eso no sé", responden casi a la vez. Antonio tiene el certificado covid en el móvil y enseña su código QR cuando se lo piden, pero se lo ha descargado su hijo. Él ni sabe lo que es ni cómo utilizarlo.

Aplicaciones móviles, páginas web, código QR, expresiones que para muchos son de otro idioma, el tecnológico. Uno que con estas formaciones, se intenta, comiencen a descifrar.

Publicidad