Amor

Manual de verano para parejas: 10 consejos para superarlo con y sin hijos

El verano puede ser una época para consolidar nuestro amor... o no. Porque, si hay una época de situación de riesgo para la estabilidad de la pareja, es la del periodo vacacional. ¿Es verdad que en verano se queman las parejas? Veamos los problemas que pueden surgir en esta época del año y cómo superarlos para romper esta tendencia cada vez más generalizada.

Relación de pareja. Matrimonio

Pablo Buffer Relación de pareja. Matrimonio

Publicidad

En los últimos años, leemos en los medios de comunicación el aumento de separaciones y divorcios en nuestro país, sobre todo con la entrada de la ley del divorcio exprés, duplicándose los divorcios desde 2004. El informe sobre la evolución de la familia del Instituto de Política Familiar muestra que, durante el año 2019, en España se produjeron seis rupturas por cada diez matrimonios (cada 5 minutos se rompe un matrimonio).

Durante muchos meses esperamos con expectación el tiempo de descanso, de poner en orden las cosas que no hemos podido hacer antes, de disfrutar de tiempo con amigos y en familia, de cambiar de aires, de llenarnos de energía positiva,… y lo que estamos haciendo es idealizar las vacaciones. Y claro, lo ideal no es real. Cuando llega el momento, puede que no terminemos de desconectar de la vida cotidiana, ni de alejarnos de las preocupaciones diarias y que no sepamos valorar lo que el cambio de ritmo nos puede traer de bueno. Si a esto unimos una relación sentimental rutinaria y aburrida, pero escasa, por el poco tiempo compartido entre trabajo y cansancio…, cuando de repente nos encontramos solos con el otro, entonces puede que las vacaciones se conviertan en un punto de inflexión en las parejas.

Antes de nada, analicemos las "situaciones de riesgo" cuando las vacaciones son para la pareja o las comparten con hijos.

Verano en pareja

Si somos de los que esperan con mucha ilusión la época más tranquila del año para compartir con nuestra pareja esos momentos íntimos que tanto echamos en falta a lo largo del año, pero… intuimos que la pareja está pensando en...

llevarse todo el arsenal informático "por si", por si le llaman del trabajo, por si va adelantando trabajo, por si escribe algo que le viene bien, por si lee artículos de su interés…

llamar a los amigos que no veis el resto del año para viajar con ellos en plan vacaciones en grupo…

...aprovechar las vacaciones para realizar todas las pequeñas actividades domésticas que habéis ido dejando a lo largo del año…

Podemos tener en cuenta estos 5 consejos para que nuestras vacaciones sean idílicas:

1.- Planear juntos las vacaciones desde el primer momento, así se genera una ilusión en las dos partes por igual

2.- Elegir destinos desconocidos o lejanos del lugar de residencia, no hace falta irse al extranjero, a veces la provincia de al lado es una absoluta desconocida para nosotros

3.- El tiempo de vacaciones da para mucho si se planifica bien, con lo cual podemos dejar tiempo a nuestra pareja para que arregle o se ponga al día en lo que considere, pero dedicar a ello unos días de vacaciones, y el resto solo para la pareja.

4. Si nuestra pareja no tiene esa ilusión por salir de donde reside habitualmente, buscar un destino o bien que el destino tenga un aliciente o actividad que a él o ella le anime o le genera expectativa. A veces la negativa a moverse es simplemente por cansancio o vagancia

5. No hace falta compartir todo el tiempo de vacaciones en pareja. Merece la pena que el tiempo que se pase sea de calidad y con total dedicación, así buscaremos nuevos encuentros en futuros próximos.

Verano en familia, pareja y niños

Si tenemos niños o adolescentes y debemos compartir el tiempo en familia, podemos tener en cuenta estas 5 indicaciones para que la relación de pareja se fortifique:

1.- Lo primero y sobre todo que hay que tener en cuenta en unas vacaciones con niños es que los planes se hacen con y para los niños. Aquí no valen los planes de siempre donde acoplamos a los niños, ya que ellos deben llevar sus horarios y disfrutar de espacios para ellos y no para adultos. De esa manera, siempre nos quedará el momento de la siesta o después de la cena con los niños dormidos para tener un rato y disfrutar en pareja

2.- Se pueden elegir destinos para niños y que también sean nuevos para los adultos, de esa manera toda la familia disfrutará de la novedad y se recordará por parte de todos los miembros esos momentos vacacionales

3.- La pareja debe consensuar el viaje y las salidas que se hagan. Ambos deben estar de acuerdo y responsabilizarse por igual de los niños, de esa manera compartiendo también se unen más

4.- Los padres deben dividirse las tareas cotidianas durante todo el periodo vacacional. Para ello es importante que en los primeros días consensuen la distribución, así uno no trabajará más que otro y no discutirán por ello

5.- Los padres, bien en ese periodo o bien a lo largo del año, deben disfrutar de una escapada o unas mini vacaciones los dos solos o por lo menos salir a cenar una vez al mes para no perder la esencia de que lo que une, la argamasa de su familia, son ellos mismos

De un modo u otro, disfrutemos las vacaciones y veámoslas como un tiempo para compartir y mejorar las relaciones con los nuestros. Buen verano.

Por Alicia López Losantos, psicóloga y socióloga.

Publicidad