Opinión

Manu Sánchez: "El pánico a volver a la casilla de salida por culpa de Ómicron empieza a ser un hecho"

Manu Sánchez repasa las reacciones de las autoridades europeas y mundiales ante la expansión de la variante del coronavirus Omicron. "Es un hecho, sin discusión", señala.

Publicidad

"Hay que prepararse para lo peor". Lo dijo alguien que, durante una pandemia, debe medir cada palabra que sale de su boca. La presidenta de la comisión europea, Ursula Von Der Leyen. Ahí está la grabación.

"Todo se puede desvanecer en un instante". Afirmación de otro cargo con una responsabilidad enorme en los tiempos que vivimos, el director de la OMS. Ahí está la grabación.

Es un hecho. Sin discusión

Las bolsas se desplomaron el viernes. Es un hecho. Sin discusión. El G7 se reúne de urgencia para tratar la situación. Es un hecho. Sin discusión. Joe Biden vuelve de Acción de Gracias y lo primero que hace es reunirse con su asesor de salud, Fauci, el que gestiona la pandemia en Estados Unidos. Es un hecho. Sin discusión.

Países Bajos busca con desesperación a 5.000 viajeros procedentes del Sur de África para meterlos en cuarentena. Es un hecho. Sin discusión. El goteo de casos de la variante sudafricana es constante en toda Europa. Incluida ya España. Es un hecho. Sin discusión.

El miedo es libre. El pánico a volver a la casilla de salida por culpa de Ómicron empieza a ser también un hecho. Sin discusión.

Publicidad

Investigamos por qué nadie da positivo en una variante antigua cuando una nueva llega

Investigamos por qué nadie da positivo en una variante antigua cuando una nueva llega

¿Es cierto que cuando aparece una nueva variante del coronavirus no te puedes contagiar de otra vieja? No del todo, aunque la tendencia es que una variante prevalezca sobre otras.

Un joven de Teruel ciego y sin manos logra la autonomía gracias a un perro guía

Un joven de Teruel ciego y sin manos logra la autonomía gracias a un perro guía

Alberto Villalba contaba con 21 años cuando, en 2013, una granada de la Guerra Civil estalló arrancándole parte de los dos brazos y llenándole la cara de metralla, lo que le dejó ciego. Hoy, gracias dos prótesis y un perro labrador, ha recuperado su independencia