Opinión

Manu Sánchez lamenta la "escena dantesca de los cuerpos de los migrantes amontonados como basura en la frontera de Melilla"

El presentador de Noticias de la Mañana asegura que en el vídeo del salto a la valle de Melilla "es difícil adivinar quién está muerto, herido o ha sobrevivido".

Publicidad

Es el poder de una imagen poderosa. Impacta en ti, deja huella y "aquí" queda durante mucho tiempo o para siempre. Hablo de esa instantánea, de esos segundos de grabación de un móvil, de esa escena dantesca de los cuerpos de los migrantes subsaharianos amontonados como basura en la frontera de Melilla. En la que es difícil adivinar quién está muerto, herido o ha sobrevivido al salto de la valla.

Se mezcla esa imagen en mi cabeza con la de las fosas comunes abiertas en Nador, en Marruecos, para enterrarlos cuanto antes... sin identificar, sin hacer autopsia, sin investigar nada... Sepultarlos a toda prisa para, a toda prisa, pasar página.

Y se cruza a la vez esa avalancha de imágenes con otras, en otras fronteras...más arriba, donde hay una guerra. En ellas, otros niños, otras mujeres y otros hombres también buscan una vida mejor y huyen del horror. Se les recibe en campamentos, se les da comida, agua... se les hacen papeles enseguida... Hay ya 100.000 ucranianos instalados en España. Hay millones refugiados a lo largo del mundo. Y me parece maravilloso. Extraordinario. Poco hacemos.

Pero yo ahora quiero compartir con vosotros... el dilema moral que me produce todo esto.

Publicidad

Entrega de los premios Ponle freno

El Senado acoge la entrega de los Premios Ponle Freno, una edición marcada por un nombre: Dámaso Guillén

Un año más el Senado ha acogido la entrega de los Premios Ponle Freno, la mayor plataforma social por la seguridad vial de Atresmedia junto a su socio estratégico, la Fundación AXA. Unos prestigiosos galardones que llevan ya más de 15 años de historia reconociendo la labor de personas y entidades para reducir las víctimas de tráfico en nuestras carreteras.

Uno de los españoles criogenizados

Max Oliver, el hijo de uno de los cinco españoles criogenizados: "Cuando se reanime le haremos un resumen de estos años"

Se trata de conservar su cuerpo a menos 196 grados con la esperanza de que un día la ciencia les devuelva a la vida. Como aquí no es legal, sus cuerpos están repartidos por el mundo.