Las calles de Madrid se han teñido de arcoíris de colores LGTBI. La marcha ha congregado a más de un millón y medio de personas de diferentes países para luchar por los derechos de las personas homosexuales.

Esta manifestación ha sido la más reivindicativa bajo el lema "Mayores sin armarios". Y es que en esta marcha han sido ellos los homenajeados. Los mayores, aquellos que se dejaron la piel e incluso su vida por tratar de conseguir unos derechos por los que los homosexuales pudieran vivir libres, sin esconderse tras el armario.

A las diez de la noche de este sábado, 6 de julio, se ponía punto y final a la manifestación con el final de la lectura del manifiesto, elaborado por la Federación Estatal LGTBI. Durante la lectura se ha hecho referencia al lema ni un paso atrás y se han hecho referencias a la extrema derecha: "No vamos a ceder ante un pasado lleno de discriminación, odio y violencia al que la extrema derecha y sus aliados quieren devolvernos. ¡No vamos a dar ni un paso atrás! ¡Seguiremos construyendo!"

El Orgullo más reivindicativo tiñe de arcoíris las calles de Madrid

También han asegurado que seguirán luchando ,que no descansarán hasta conseguir la Ley Estatal LGTBI que tanto merecen. "Combatiremos las terapias aversivas. Defenderemos la educación en diversidad, protegiendo a nuestras familias y dando referentes a los menores LGTBI. Defenderemos el derecho a ser, a amar y a expresarnos en libertad. Combatiremos la serofobia y el estigma social asociado al VIH!". El amor es libre, y nadie debería ser condenado o juzgado por amar a una persona ya sea del mismo género o no.

Tras muchos años de agresiones y sufrimiento aseguran desde la lectura del manifiesto que: "¡A través de nuestra resiliencia hemos sobrevivido, nos hemos reinventado, hemos logrado apropiarnos del insulto y aprendido a ser solidarias las unas con las otras!"

Para finalizar el manifiesto y como viene siendo tradición, han terminado cantando '¿Y a quién le importa?'. Orgullosas de su éxito pueden decir que éste ha sido el Orgullo LGTBI más reivindicativo de los últimos años.