Antonio Manuel Guerrero, uno de los miembros de La Manada, condenados por el Tribunal Supremo a 15 años de prisión, perderá su condición de guardia civil a la máxima brevedad posible. Así lo han indicado fuentes de la Dirección General del instituto armado, que han señalado que una vez que la sentencia es firme, se pueden iniciar los trámites para ello.

La Dirección General quiere resolver el expediente con "la máxima celeridad", aunque tendrá que llevar a cabo todos los trámites que prevé la normativa y la ley de procedimiento administrativo común de las administraciones públicas. Hasta ahora, Guerrero no ha podido ser expulsado del cuerpo porque es guardia civil de carrera y, por tanto, había que esperar a que la condena fuera firme para poder tramitar su salida de esta fuerza de seguridad.