120.00

Publicidad

Crimen de Patraix

Maje niega que pidiera a su amante Salva que matara a su marido: "Lo encubrí pero no lo planifiqué"

Maje ha negado cualquier tipo de participación o planificación en la muerte de su marido Antonio y ha asegurado que nunca pidió a Salva, su amante, que lo matara en el crimen de Patraix.

María Jesús M.C., más conocida como Maje, ha declarado este martes en el juicio que se celebra contra ella y su amante Salva por el caso conocido como el crimen de Patraix.

Maje ha negado cualquier tipo de participación o planificación en la muerte de su marido Antonio, cuyo cuerpo fue hallado en agosto de 2017 en un garaje del barrio valenciano de Patraix con seis puñaladas. "Nunca le pedí que le matara. Lo encubrí pero no lo planifiqué", ha declarado Maje, acusando del crimen a su amante Salvador R.L.

Tanto Maje como Salva, ambos compañeros de trabajo en un hospital valenciano, han declarar ante el jurado popular. La Fiscalía pide 22 años de cárcel para la acusada -la acusación particular 25- y otros 18 años para él -la acusación 20-.

La versión de Maje y la de su amante han sido contrarias, ya que mientras Salva ha confesado el crimen pero ha explicado que fue Maje la que le pidió que lo hiciera, ella ha asegurado que no fue así. "No es cierto que yo planificara y acordara con Salva acabar con la vida de Antonio. Jamás, nunca hablamos de eso. Solo de problemas en mi matrimonio, pero nunca le he pedido eso. Imposible", ha insistido.

"No preparé con Salva ningún crimen", ha señalado Maje, indicando además que le dio a su examante las llaves del garaje, de su casa y de su coche mucho antes del asesinato.

Lo que sí ha confesado Maje es que alguna vez sí mantuvo alguna conversación con Salva en la que él le había dicho "de cachondeo" que Antonio se merecía un buen toque de atención. Pero ha asegurado que desconocía que el susto significase la muerte de su marido.

Su relación con Salva

La acusada, de 30 años, ha contado en el juicio cómo conoció a Salva: "Empezó como una relación de buen rollo que acabó convirtiéndose en amistad. Contaba con él para problemas que surgieran, se afianzaron lazos y comenzamos una relación porque yo tenía altibajos con Antonio".

Ha declarado que se casó con Antonio, aunque "con dudas" y luego siguió su relación con Salva, a quien le contaba los "problemas" con su marido. "Le decía que psicológicamente me notaba bastante afectada por frases que Antonio me soltaba porque desconfiaba de mí, con todo el motivo", ha aclarado.

Maje ha negado haber estado enamorada de Salva, de 50 años, pese a las cartas de "amor" que le escribía. "Me cuidaba, me protegía, estaba encima de mí y así lo reflejaría en las cartas. Pero no he estado enamorada de él", ha aclarado.

También ha negado haberle dicho a Salva que quería que se muriera su marido, un momento de la declaración en el que ha recordado que sí se lo comentó a otro amante, Tomás: "Quiero que se muera, le deseo un mal. Esto lo va a pagar cara".

El día del crimen

El día en que se cometió el crimen, Maje ha contado que por la mañana se fue a trabajar a una residencia de monjas de Torrent y Salva le mandó un mensaje para verse. La acusada ha contado que acudió a casa de su hermana para verse con Salva y allí le contó que había estado en el garaje con Antonio, que se habían peleado y que le había dado un mal golpe y lo había matado: "Me comentó que Antonio había hablado mal de mí y que él le contestó que no me merecía esto y le dio un mal golpe", ha declarado.

"No me lo creía viniendo de él", ha aseverado y, preguntada por qué no lo contó a la Policía, ha respondido: "Me acobardé y tenía miedo a la situación". Meses más tarde continuaron su relación porque a Salva, ha comentado, le seguía teniendo aprecio. "Aunque ya fue más distante, me costaba mucho", ha puntualizado. No volvieron a hablar del crimen hasta que se enteraron de que la Policía tenía a un sospechoso.

Publicidad