Operarios trabajan para retirar nieve y mejorar la circulación en la Puerta del Sol en Madrid

Publicidad

Ola de frío

Madrid se enfrenta a una ola de frío extrema tras las nevadas del temporal Filomena

Madrid se enfrenta a una ola de frío extrema que puede dejar temperaturas mínimas de diez grados bajo cero en la próxima semana como consecuencia de las nevadas del temporal Filomena.

Después de dos días de nevadas intensas, la Comunidad de Madrid se enfrenta ahora a una ola de frío extrema que podría dejar temperaturas mínimas de menos 10 grados centígrados durante la madrugada, lo que supondrá un amanecer gélido en la capital. Las máximas también serán bajas, ya que se prevé que en algunas zonas no se superen los cero grados durante el día.

La Comunidad de Madrid continúa en alerta naranja en algunos puntos y se mantienen los avisos en nivel amarillo por las bajas temperaturas y las heladas. Durante todo el día, en Madrid es obligatorio el uso de cadenas para circular. La red de autobuses y trenes sigue afectada por el temporal lo que podría provocar retrasos en los desplazamientos y el aeropuerto de Barajas continúa cerrado hasta esta tarde como mínimo, según ha informado AENA.

Emergencias Madrid y Protección Civil piden extremar las precauciones ya que como consecuencia de la nieve se pueden formar placas de hielo que dificulten la movilidad tanto a pie como por carretera y provocar accidentes. También se recomienda retirar la nieve acumulada durante dos días en los balcones y vehículos para evitar que se formen placas de hielo en estructuras que pueden no estar preparadas para soportar el peso.

Como consecuencia del temporal, la Comunidad de Madrid, anunció ayer que todos los centros educativos permanecerán cerrados durante el lunes y el martes. Así mismo, el Ayuntamiento de Madrid ha informado de que durante el día de hoy permanecerán cerrados El Retiro y otros ocho parques de la ciudad debido a las condiciones meteorológicas adversas.

Refugios improvisados durante la noche

El Metro, por su parte, ha permanecido abierto durante toda la noche para facilitar los desplazamientos y se han habilitado algunas estaciones para que sirvan de refugio a personas sin hogar y pudieran ser atendidas por el Samur Social.

Del mismo modo, la sede de Telefónica en Madrid ha servido como refugio para unas 1000 personas que se habían quedado atrapadas.

Publicidad