Madrid

Madrid endurecerá las sanciones por el abandono de excrementos caninos y por los grafitis

La nueva ordenanza de limpieza y gestión de residuos dará cumplimiento a las exigencias europeas, nacionales y autonómicas, perseguirá las prácticas incívicas y promoverá una mayor conciencia colectiva para mejorar la limpieza de la ciudad.

La Comunidad de Madrid endurecerá las sanciones al abandono de excrementos caninos y a grafitis

Publicidad

Desde la Junta del Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, han aprobado llevar a consulta pública una nueva ordenanza de limpieza de residuos. El Gobierno municipal quiere aprobarla el primer semestre del próximo año 2022 y endurecerá las sanciones para prácticas incívicas como los grafitis o el abandono de excrementos caninos.

La delegada de Portavoz, Seguridad y Emergencias, Inmaculada Sanz, ha explicado que esta semana también han aprobado el comienzo del proceso de consulta pública para la modificación de la ordenanza de terrazas y quioscos de hostelería y restauración. La motivación es "incorporar algunos de los criterios" que se han ido adoptando "en los últimos tiempos" marcados por la pandemia del coronavirus.

El Ayuntamiento considera que esta revisión de la normativa es importante para poder ejecutar eficientemente los nuevos modelos de negocio que surgieron a raíz de la crisis del COVID-19 y que no estaban contemplados. También por la necesidad de que se vuelvan compatibles con las demandas vecinales, el uso ordenado y accesible del espacio público y las exigencias medioambientales.

Sanz ha comunicado que la ordenanza de terrazas se aprobó en el pasado 2013, y ha señalado que esta consulta se abrirá en la web Decide Madrid el día 21 de junio y se cerrará el 5 de julio, constará de 9 preguntas y los resultados serán públicos. Estas preguntas harán que los participantes den sus opiniones sobre "las medidas que se han ido adoptando a lo largo de los últimos meses en relación a las terrazas y a la situación covid".

En cuanto a la nueva ordenanza de limpieza y gestión de residuos en la ciudad, esta tiene 3 ejes: dar cumplimiento a las diferentes exigencias europeas, nacionales y autonómicas, perseguir las prácticas incívicas que "deterioran la imagen de la capital" y promover una mayor conciencia colectiva para mejorar la limpieza de la ciudad. Esta ordenanza estará integrada en la Directiva 2008/98/CE sobre los residuos y por ello, estará focalizada en la jerarquía de los residuos (prevención y minimización, preparación para la reutilización, reciclaje, recuperación energética y eliminación o depósito de los residuos en vertedero), el fomento de la economía circular y la optimización de la recogida separada.

El Gobierno municipal pedirá un mayor nivel de exigencia para la Administración tanto en la limpieza como la gestión de los residuos y tendrá un papel "ejemplarizante" en la ciudad. También afectará a empresas quienes, con controles más exhaustivos, dedicará grandes esfuerzos a incrementar la información y concienciación ciudadana para el mantenimiento del buen estado de la ciudad.

Área de Medio Ambiente y Movilidad

Desde este departamento se ha detectado que en materia de denuncias es muy necesario ordenar, sistematizar, simplificar y clarificar el régimen sancionador. Al mismo tiempo que se adapta a las nuevas leyes administrativas.

Además, tipificar las nuevas conductas infractoras emergentes en la realidad cotidiana del momento es necesario. Se tiene que establecer una graduación en tramos de las sanciones para endurecer los casos más graves además de dar salida a alternativas al pago de la sanción económica con objeto de sensibilizar y concienciar al infractor. Una vez publicado el acuerdo de la junta en el BOAM, los interesados dispondrán de 30 días para contestar diferentes preguntas planteadas por la Administración para encontrar soluciones eficaces para mejorar la gestión de los residuos y de su tratamiento, de la limpieza y del ámbito sancionador.

Constará de 11 preguntas que servirán para que los usuarios escojan las medidas que consideran mejores para reducir y/o eliminar la suciedad en la vía pública; minimizar la presencia de excrementos caninos en los espacios públicos o actuar con el reciclaje en grandes eventos.