Metro de Madrid

Madrid elabora un protocolo para que el metro pueda afrontar situaciones extremas como Filomena con 258 trenes

Metro de Madrid fija en 258 los trenes que serían necesarios para garantizar la movilidad de los madrileños en situaciones extremas como fue Filomena en 2021.

En resumen
Madrid elabora un protocolo para que el metro pueda afrontar situaciones extremas como Filomena con 258 trenes

Pixabay Madrid elabora un protocolo para que el metro pueda afrontar situaciones extremas como Filomena con 258 trenes

Publicidad

El Plan ante Fenómenos Meteorológicos Extremos que persigue afrontar situaciones de bloqueo, como Filomena en 2021, fija en 258 los trenes que serían necesarios para garantizar la movilidad en este tipo de situaciones extremas. Este plan resulta del trabajo y del análisis que se lleva haciendo desde que ocurrió la borrasca Filomena por parte de Metro de Madrid.

Hubo unos días durante 2021 en los que fue posible esquiar por la Gran Vía de Madrid o por el Paseo de la Castellana, además de pasear en trineo por el Retiro. Sin duda, la borrasca Filomena dejó imágenes insólitas en la capital de España, pero también 'paralizó la vida' de muchos al ser imposible desplazarse por la ciudad. Ante esa situación, el metro de Madrid respondió ampliando su servicio.

Durante esos primeros días de enero, el suburbano se mantuvo en funcionamiento las 24 horas del día durante ocho días seguidos, algo que no había ocurrido nunca antes en su historia. El metro se convirtió durante Filomena en el único modo de transporte que podía proporcionar servicio a los madrileños. Por eso, Madrid elabora ahora un protocolo para que el metro pueda afrontar este tipo de situaciones tan extremas.

Se necesitarían 258 trenes

El Plan ante Fenómenos Meteorológicos Extremos con el que se persigue hacer frente a este tipo de situaciones fija en 258 la cantidad de trenes que serían necesarios para dar servicio a los madrileños.

En 2021, durante Filomena no había ningún plan establecido, sino que Metro de Madrid fue actuando según las necesidades que se iban presentando en aquellos momentos. Algunas de las medidas que se tomaron fueron, por ejemplo, no llevar los trenes a las cocheras por temor a que quedaran atrapados por la nieve y no se pudieran utilizar al día siguiente y se "alistó" a trabajadores con domicilio cerca de las estaciones de metro, de manera que pudieran proporcionar servicio sin dificultad.

"Metro se ha preparado para responder de la manera más efectiva y rápida a lo que la movilidad de los ciudadanos precise en su ámbito, tanto en el sostenimiento del servicio habitual como en lo que exceda al mismo en la medida de las posibilidades", han explicado desde Metro de Madrid. La activación de este protocolo dependerá de la autoridad competente según la situación.

Publicidad