La madre de Romina Celeste, la joven paraguaya presuntamente asesinada por su pareja en Lanzarote, ha pedido a Raúl, el supuesto asesino, que le "diga dónde tiró la cabeza de mi hija".

La mujer, de 28 años, fue quemada, descuartizada y arrojada en diferentes zonas de la isla presuntamente por parte de su marido, Raúl Díaz Cachón."Yo quiero que Raúl confiese que es el asesino de mi hija", ha señalado.

Miriam, la madre recuerda en una entrevista exclusiva en Espejo Público que para su hija lo más importante era la familia. "No se merecía esta muerte, merecía vivir, ver crecer a sus hijos, no morirse a los 28 años en manos de un asesino", lamenta.

La mujer ha negado que su hija consumiera drogas, tal y como ha asegurado su pareja sentimental y presunto asesino. "Mi hija no murió por sobredosis, porque no consume drogas", ha asegurado.

"Es un diablo en persona, destrozarla así, maltratarla, matarla, quemarla, enterrarla y tirarla", ha reiterado la mujer.

Por último, ha reconocido desconocer que su hija estaba siendo víctima de malos tratos. "Mi hija se equivocó en no contármelo porque encontró la muerte", ha sentenciado.