Asesinato Logroño

La madre de la niña de 5 años que apareció muerta en un hotel de Logroño culpa del asesinato a abuela que se suicidó

La madre de la niña que apareció muerta en un hotel de Logroño culpa a la abuela materna y asegura que ella "en ningún momento" quiso hacer daño a su hija.

Varios policías observan el techo del hotel de Logroño

EFE Varios policías observan el techo del hotel de Logroño

Publicidad

Continúa el juicio contra la madre de la niña que apareció muerta en un hotel de Logroño el pasado 26 de enero de 2020. La acusada ha manifestado que la responsable del asesinato de su hija no fue ella, sino su madre y asegura que la abuela materna después se suicidó y apareció muerta en el río Ebro a su paso por la capital de La Rioja.

Según su versión, fue su madre quien a las 6:45 de la mañana la despertó y le pidió llevarse el coche "para pensar". Fue la madre, asegura, quien cogió a la niña en pijama, la subió en el vehículo y luego las 3 se alojaron en en el céntrico hotel de Logroño en el que luego fue encontrada la menor.

También ha relatado que, ya en el hotel, la abuela subió con un vaso de leche y un cruasán para la niña, pero que antes se metió en el baño con la comida por lo que cree que aprovechó ese momento para poner algún tipo de somnífero o medicamento y después se quedaron dormidas. Además, siguiendo con su versión, asegura que mientras estaba "profundamente dormida" notó un "ras" a la altura de sus muñecas, unos cortes que ella ha negado hacerse.

Asegura que después se despertó en el baño con la bañera llena de agua y sangre y que salió a "rastas y muy débil" y que al llegar al dormitorio no vio ni a su madre ni a ninguna de sus pertenecías. Sobre su hija, ha afirmado que la vio con un color "muy raro, ni amarillo ni morado, y su piel era como de gelatina" y que su primer instinto fue tirarse por la ventana al ver que se hija no reaccionaba, aunque finalmente llamó a la Policía. Del resto de hechos, la acusada afirma tener "una nebulosa".

Prisión permanente revisable

El fiscal, la acusación particular y la acusación popular de la asociación Clara Campoamor piden prisión permanente revisable por un delito de asesinato, mientras que la defensa insiste en que la responsable fue la abuela.

La acusada ha admitido que mantuvo disputas con el padre por la custodia de su hija para recuperarla ya que el progenitor la tenía concedida desde que la menor tenía 2 años y medio. Sobre la relación con su madre, ha explicado que vivían juntas y mantenía con ella una relación de obediencia.

Sobre las cartas que se encontraron en las que se despedía de sus familiares y amigos en las que transmitió sus últimas voluntades y legó sus propiedades, pero nada a su hija porque estaría con "ella" ha dicho que se refería a que tenía "miedo" porque se le rompió un manguito del coche y la niña siempre viajaba con ella.

Publicidad