Una madre americana decidió instalar una cámara de seguridad en la habitación de su bebé, que no dormía bien por las noches. Sin embargo, un día, la mujer pudo dormir tranquila y, al despertar, vio que su hijo dormía tranquilamente, por lo que decidió revisar el vídeo.

Al revisar el registro de imágenes, observó cómo el bebé intentó llorar durante la noche, ante lo que el perro se levantó para intentar calmarlo lamiendo su rostro. En unas horas, el vídeo se ha vuelto viral en las redes sociales.