Las empleadas del local denunciaron el pasado viernes en la Comisaría de la Policía Nacional que no disponían de dinero para hacer frente a los pagos de los premios de los clientes y que su jefe estaba en paradero desconocido.

Se trata de la Administración Número 17 de Lugo, ubicada en un centro comercial. Llevaba regentando la administración alrededor de dos años. Ahora no ha dejado rastro.

Loterías y Apuestas del Estado aún está investigando y no ha presentado denuncia, pero sí ha retirado los expendedores y los décimos que se exponían. Los boletos abonados a la administración ahora cerrada se han trasladado a la número 8.