120.00

Publicidad

alteración medioambiental

Los vecinos de Nules denuncian la dramática situación de sus playas

Los temporales 'Gloria' o la DANA han afectado a numerosos puntos de la costa mediterránea. La situación en la playa de Nules, en Castellón, va mucho más allá. La alteración medioambiental surgió a consecuencia de la construcción del puerto de Burriana y el cambio climático está provocando una grave situación.

En resumen
  • El ecosistema ha sido alterado por la construcción del Puerto de Burriana y no se han tomado medidas de protección y regeneración medioambiental
  • En Nules se han perdido más de 191.000 metros cuadrados de arena y gravas, según los últimos estudios realizados por Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad de Valencia

El ecosistema de las playas de Nules ha sido alterado tras la construcción del Puerto de Burriana por no tomarse medidas de protección y regeneración medioambiental, por lo que se ha retrocedido más de 100 metros lineales en la playa. Lo que más preocupa en la localidad de Castellón es su patrimonio cultural, las denominadas 'Les Casetes', unas viviendas a pie de playa que fueron refugio de 4.000 personas durante la Guerra Civil y, ahora, estas 240 casas históricas se encuentran totalmente en peligro y al borde de desaparecer.

Ahora, multitud de vecinos se han unido a través de las redes sociales y denuncian esta situación subiendo imágenes, vídeos y exigiendo '#ESPIGONESYA' para frenar el deterioro de sus playas y pidiendo que se regularice esta situación. Desde hace tiempo 'Les Casetes' se han convertido en escenario de protestas y acciones reivindicativas entre vecinos, reclamando una mayor protección y la "regeneración y protección integral del litoral". Desde la cuenta @PlatgesdeNules indican que "sólo hay solución si se toman las medidas de salvaguarda adecuadas y con carácter de máxima urgencia".

El antes y después de Nules | Platges de Nules

Además, denuncian que sin cordón litoral será imposible recuperar su playa de Nules. La construcción del puerto ha provocado un bloqueo medioambiental. Esto ha alterado los movimientos naturales del fondo marino, y con ello la arenas procedentes desde el Ebro quedaban paralizadas en el lado norte del puerto sin poder continuar su recorrido natural.

También es importante destacar la destrucción del ecosistema (del hábitat natural de las playas de Nules) y la alteración de la línea marítimo-terrestre: Se han perdido más de 191.000 metros cuadrados de arena y gravas, según los últimos estudios realizados por Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad de Valencia, lo que equivale a una superficie similar a 27 campos de futbol del Mestalla. Un avance que se agrava después de cada temporal como consecuencia del cambio climático.

Tras la última borrasca sufrida hace tan solo unos días, el ayuntamiento de Nules ha estimado los daños ocasionados en la zona marítima y evalúa las pérdidas en 634.000 euros.

Publicidad