Verónica, Rafael y Agustín son los tres estudiantes que han logrado graduarse este 2019 y los únicos que tienen la cantidad de créditos mínimos para poder posar para la orla. Aunque apuntan a la dificultad del grado como una de las barreras que provocan que haya tan pocos alumnos, también la alta demanda laboral de su sector lleva a los alumnos a dejar los estudios a medias.

Agustín anima a futuros estudiantes a que la ingeniera se convierta en una de sus opciones de futuro. Su mujer ha sido su gran apoyo estos años y siente que ha tenido que aparcar un poco a su familia. "Muchos en 3º o en 4º curso ya están trabajando y se acaban decantando por el mundo laboral" nos cuenta Agustín, quien con 44 años ha conseguido este año el título. Previamente había estudiado Ingenieria Técnica en informática, pero por este misma razón que apunta, tuvo que abandonar la entonces diplomatura con el proyecto final a medias y un par de asignaturas sin acabar.