Una ciudad sin ley

Los narcos del Estrecho dominan el Campo de Gibraltar con la complicidad de los vecinos

La liberación del narco Samuel Crespo ha reabierto el debate sobre la impunidad con la que actúan los narcotraficantes en el Campo de Gibraltar

Publicidad

Este miércoles escapó el narcotraficante Samuel Crespo, líder de la banda 'Los Castañitas'. Veinte encapuchados asaltaron el hospital La Linea de la Concepción, Cádiz, donde se encontraba ingresado el narco. Dos agentes de Policía custodiaban la habitación pero no fue suficiente ya que los asaltantes sacaron a volandas a Crespo.

Un dispositivo especial de la Policía busca al capo de la droga, aunque se piensa que tanto él como los encapuchados podrían estar fuera del país.

La liberación de Crespo ha reabierto el debate sobre la impunidad con la que actúan los traficantes en el Campo de Gibraltar. Voces como las de la asociación unificada de Guardias Civiles denuncian que los narcotraficantes han convertido el Campo de Gibraltar en una "ciudad sin ley", por lo que son necesarias más medidas de seguridad.

En su día instalaron barreras anti-narcos (pilotes de acero anclados al río para que las embarcaciones con la droga, procedentes de marruecos, no pudieran entrar en el estrecho). Sin embargo, estos individuos han roto en varias ocasiones las barreras, dejando un claro ejemplo de su impunidad.

Los narcos del estrecho han perdido el miedo. Con lanchas de gran potencia o planeadoras, transportan la droga proveniente de Marruecos, llegando hasta la playa. Y, sin importar cuántos bañistas puedan ver sus movimientos, descargan los fardos.

Las mafias que trafican con hachís se han vuelto más violentas. Ahora defienden sus embarcaciones enfrentándose hasta a la Guardia Civil. Vecinos del barrio afirman que el respeto hacia los cuerpos de seguridad ha desaparecido.

Tal es el poder que han obtenido que incluso agreden a agentes de Policía para defender su mercancía, tal y como ha ocurrido en el barrio del Zabal, en la Línea de la Concepción.

Los narcotraficantes han levantado una verdadera industria de la droga, con incluso la complicidad de los vecinos, muchos de ellos en paro. Grupos de narcos como los de 'Los Castañas' han monopolizado el barrio, construido naves y casas que han denominado como guarderías para almacenar la droga y facilitar la huida de traficantes.

Publicidad