Los Mossos han difundido las imágenes a través de la redes sociales y busca la colaboración ciudadana para identificar a los 4 jóvenes que se han llevado la figura de madera del Cristo de Berga, del siglo XIX.

No es una chiquillada más, se trata de un delito. La talla está valorada en unos 3 mil euros pero tiene un gran valor histórico.

En el vídeo, grabado por las cámaras de la Iglesia, se puede ver como entraron a la capilla de la Piedad en bikini y no contentos con ello, robaron hasta las velas.

 

El robo se produjo sobre las 10 de la mañana del pasado 24 de junio, coincidiendo con Sant Joan y un día después de que terminara la Patum, cuando en la ciudad todavía había muchos visitantes.