Publicidad

Melocotoneros en flor

Los melocotoneros en flor de Aitona, un espectáculo que se reinventa a través de las redes por el coronavirus

Cada año, 30.000 personas visitan los melocotoneros en flor de Aitona, un pequeño pueblo de Lleida. Ahora, por las restricciones del coronavirus, solo pueden verlo los habitantes de la provincia. Por eso, el Ayuntamiento a pedido a todos los vecinos que suban sus fotos y vídeos a las redes sociales.

Estos días, los campos de Aitona, en Lleida, lucen de una manera especial. Los melocotoneros en flor tiñen de rosa todo el paisaje. Uno de los mayores reclamos turísticos de esa pequeña localidad que cada año atrae a miles de turistas.

El año pasado acudieron hasta allí 30.000 personas en busca de ese espectáculo de la naturaleza. Este año las restricciones por la pandemia han dejado a muchos sin poder verlo. Por eso, el Ayuntamiento ha lanzado una iniciativa en redes sociales con el objetivo de que sus imágenes den la vuelta al mundo.

Los visitantes que este año tienen la suerte de poder visitar los melocotoneros en flor capturan una imagen casi mágica porque es ahora cuando están en su máximo esplendor. Para que todos puedan verlo, el Ayuntamiento de Aitona se reinventa en las redes sociales y pide a todos los vecinos de la zona que publiquen sus fotos y vídeos.

Alba Cabasés, regidora del Ayuntamiento de Aitona, dice que el objetivo es "llegar igualmente a ofrecer este espectáculo a la gente que lo quiere conocer y que lo quiere ver".

En total, 3.000 kilómetros de árboles frutales convertidos en un auténtico mar de color rosa. Y que este año solo pueden disfrutar los habitantes de Lleida. Los que pueden ir, dicen que vale la pena. Una maravilla de la naturaleza que no deja indiferente a ningún visitante. Cada año, viajan turistas desde todos los puntos de España y desde todos los países.

"Que vengan y que aprovechen la ocasión y que disfruten la experiencia de pasear por estos campos tan espectaculares", dice Eva Vila, agricultora y productora. Solo el año pasado pasaron por ellos 30.000 personas en el mes de marzo. Ahora, esperan con ganas la temporada del año que viene.

Sus campos, sus flores y sus frutos son la principal actividad económica de este pequeño pueblo de Lleida. Mientras tanto, habrá que quedarse con imágenes, también desde el aire, que invitan a viajar.

Publicidad