135.003667

Publicidad

Coronavirus

Los enterradores, sobre la dureza de los entierros en soledad por el coronavirus: "Hay quiénes lo graban para pasarlo a sus familiares"

Los trabajadores de los cementerios aseguran que los entierros diarios se han triplicado a consecuencia del coronavirus. Reconocen que no se acostumbran a los despidos en soledad, sin abrazos y, casi, sin opción al consuelo.

El elevado número de fallecidos por coronavirus llega a tal punto que el mayor cementerio de España, el de la Almudena (Madrid), se está quedando sin espacio para enterrar a los fallecidos. La empresa municipal de servicios funerarios ha sacado a concurso la creación de casi 2.000 columbrados y más de 200 nichos.

En algunos cementerios españoles se ha llegado a triplicar el número de entierros que se realizan cada día. Los trabajadores no dan abasto y, además del desgaste físico, aseguran que psicológicamente está siendo muy duro para ellos.

Jesús, un enterrador del Cementerio Sacramental San Justo (Madrid), es un ejemplo de ello. Lleva 27 años viendo a familias despedirse de sus seres queridos, pero estos días es más difícil todavía porque en esa despedida no pueden estar todos los que lo desearían. "Psicológicamente los ves más afectados", reconoce.

"Ves que hay personas que graban el entierro para pasárselo a sus familiares", ha contado Juan Carlos, encargado de una funeraria.

En el cementerio en el que trabaja se programa un entierro cada media hora y todos ellos se celebran igual, desde la distancia y con tres familiares como máximo. Los trabajadores aseguran que, a pesar de la experiencia, no se acostumbran a los despidos en soledad, sin abrazos y, casi, sin opción al consuelo.

Publicidad