Los intervalos nubosos y las fuertes lluvias han sido las protagonistas en Cataluña donde se han producido episodios tormentosos, con un notable descenso de las temperaturas, especialmente, en Girona, donde una fuerte tromba de agua ha volcado los parasoles de algunos baresm y ha sorprendido a vecinos y turistas.

En Pineda de Mar, Barcelona, se han acumulado 27 litros por metro cuadrado por las fuertes lluvias en apenas diez minutos.

Por su parte, en la localidad barcelonesa de Olesa del Montserrat, las tormentas han provocado cortes de luz en el que se han visto afecatado a más de dos mil usuarios.

Las temperaturas subirán este miércoles 10 de julio en gran parte de la Península, aunque no hay alertas por calor, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología